AFTEROFFICE
deportes

Marley, con el futbol en su ADN

A 35 años de su muerte, la pasión por el futbol, del que dicen era aficionado del Real Madrid, fue uno de los ejes de Bob Marley. "¡Libertad! El futbol es libertad", decía el cantante jamaiquino, quien siempre viajaba con un balón de futbol.
Alain Arenas
10 mayo 2016 22:9 Última actualización 11 mayo 2016 5:0
Tras la muerte de Bob, el ADN del futbol no se interrumpió en la familia Marley. (Alejandro Gómez)

Tras la muerte de Bob, el ADN del futbol no se interrumpió en la familia Marley. (Alejandro Gómez)

En mayo de 1980, el Real Madrid de Pirri, Vicente del Bosque y Santillán se coronó en la liga española. Sumó 53 puntos, uno más que la Real Sociedad y 15 unidades por arriba que el Barcelona, su antagónico rival. El equipo festejó su título 19 y se consagró bicampeón. Su futbol sumó un nuevo simpatizante, uno que amaba el balompié poco menos de lo que amaba la música... o las mujeres. Su nombre era Bob Marley.

“Recuerdo que él me dijo que era del Madrid, a pesar de que estábamos en Barcelona. En aquella época el equipo andaba mejor que los blaugranas y Bob se enteró de eso. Pero cabe aclarar que tampoco era un apasionado. A él lo que le gustaba era jugarlo”, recuerda Julián Ruiz, productor discográfico, quien estuvo en la gira del músico en territorio español que realizó en junio de ese mismo año.

Marley siempre viajaba con un balón de futbol. En cualquier ciudad que visitaba, recuerda Ruiz, le gustaba organizar partidos amistosos contra los periodistas que cubrían sus eventos. Barcelona no fue la excepción y fue el mismo cantante quien invitó al productor a jugar un encuentro improvisado en el que fueron rivales.

“Siempre estaba detrás de ti para quitarte el balón. Era un tipo que corría mucho, me parecía increíble que lo hiciera por la cantidad de mariguana que fumaba. Pero no sólo lo hizo en el amistoso que jugamos. ¡Siempre corría igual! No era el Chicharito Hernández ni tampoco alguien muy técnico, él siempre quería jugar y ganar. Ese partido mi equipo lo ganó 1-0, no creo que le haya gustado”, señala el fundador del portal de música Plásticos y decibelios. 

DESARROLLO DEL FUTBOL JAMAIQUINO EN LA VIDA DE MARLEY
1945: aún no se profesionalizaba en la isla
1962: La Federación local se asocia a la FIFA
1965: la selección logra el cuarto lugar en la eliminatoria mundialista para el Mundial de Inglaterra 1966; no califica
1968: es eliminada en primera ronda de la eliminatoria mundialista de México 1970
1973: No participa en la eliminatoria mundialista para Alemania 1974
1974: Se disputa por primera vez la Liga Premier de Jamaica, la liga profesional del país
1977: No participa en la eliminatoria mundialista para Argentina 1978
1981: No participa en la eliminatoria mundialista para España 1982


Su gusto por el futbol provenía de familia. Norval Sinclair Marley, su padre y participante en la Primera Guerra Mundial con los aliados, era un fervoroso aficionado del Liverpool en la época que ganaron el título de la liga inglesa en la temporada 1946-47. Paradójicamente, el militar nunca quiso convivir con su hijo.

La pasión de Marley por el futbol llegó al grado de contratar a un entrenador personal, Alan Skill Cole, seleccionado jamaiquino y resaltado por la FIFA como uno de los mejores jugadores de la Selección caribeña. “Lo entrené y él tenía un estilo de vida muy similar al de un atleta. Nos parábamos alrededor de las cinco de la mañana; comíamos y después íbamos al estudio. Vendíamos algunos discos, regresábamos y jugábamos nuevamente futbol. En la noche, escribíamos canciones”, compartió el exfutbolista en el libro Bob Marley: el hombre que yo conocí.

“Fue curioso. En uno de los partidos amistosos que tuvo en París, también contra periodistas, le dieron un pisotón en uno de los dedos de su pie. La uña se le enterró y posteriormente se le infectó. Después se le detectó un melanoma acral, un síntoma del cáncer que lo aquejó en el dedo lesionado. Por su religión no permitió que le retirarán la uña o que le amputaran el pie. A los rastas no se les pueden quitar nada de su cuerpo con una operación quirúrgica u otro procedimiento médico. Fue una contradicción humana. Tres años después, en 1981, falleció”, agrega Ruiz, quien también produjo la canción In Heaven We’ll Meet, del mismo Marley y su esposa Rita.

CONTINÚA LA HERENCIA 
Tras la muerte de Bob, el ADN del futbol no se interrumpió en la familia Marley. Cedella, su hija, diseñó los uniformes de la Selección jamaiquina de futbol que utiliza actualmente, además de que estará involucrada en el modelo de este año, con el que afrontará la Copa América Centenario. En la Selección femenina también tiene influencia, debido a que apoya económicamente a las futbolistas para que puedan acudir a los torneos.

“Crecí viendo a mi padre y mis hermanos jugando. El futbol era una de las pasiones de él y naturalmente ha sido parte de mi vida. Coincido sobre lo que decía sobre este deporte: para practicarlo se necesita tener una buena condición física, fuerza y la disciplina necesaria para ser un atleta. Hay muchas lecciones de este deporte que hemos aprendido mi familia y yo”, afirmó la sexta hija de Bob Marley para el portal Soccer United .