AFTEROFFICE
culturas

Mariguana, 
¿la inspiración
de Shakespeare?

Piezas centenarias de pipas halladas en Stratford-Upon-Avon, lugar donde el escritor nació y murió en Reino Unido, todavía contienen trazas de cannabis, nicotina y hojas de coca peruana.
Redacción
10 agosto 2015 14:42 Última actualización 10 agosto 2015 15:13
 [Senado aprueba ley para regular producción y venta de cannabis / Cuartoscuro]

Especialistas hallaron cannabis en ocho de 24 fragmentos de pipas hallados en Stratford-Upon-Avon, cuatro de ellos provenían del jardín de Shakespeare.

Si alguna vez te preguntaste de dónde sacó William Shakespeare la inspiración para escribir obras de teatro, sonetos y poemas que aún resuenan a casi 400 años de su muerte, científicos sudafricanos señalan que la mariguana tuvo algo que ver.

Según un estudio publicado en la Revista Sudafricana de Ciencia, piezas centenarias de pipas halladas en Stratford-Upon-Avon todavía contienen trazas de cannabis, nicotina y hojas de coca peruana.

Los especialistas emplearon métodos avanzados de cromatografía y hallaron cannabis en ocho de 24 fragmentos de pipas hallados en Stratford-Upon-Avon, lugar donde el escritor nació y murió. Cuatro de ellos provenían del jardín de Shakespeare.

En un estudio aún sin publicar, el especialista Francis Thackeray sugiere que Shakespeare prefería la cannabis por sus propiedades para estimular la mente.

“En su Soneto 76, Shakespeare escribe ‘And keep invention in a noted weed’. Esto puede ser interpretado como que Shakespeare estría dispuesto a usar la mariguana (cannabis como una forma de tabaco) para escritura creativa o invención. En el mismo soneto, también dice que preferiría no quedar asociado a ‘compounds strange’ (compuestos extraños), que podría interpretarse como ‘drogas extrañas’ (posiblemente cocaína”, detalla Thackeray.

El reporte recuerda que hace más de una década ya se habían presentado indicios del uso de mariguana por parte de “El Bardo”, que fueron mayoritariamente desacreditados por los especialistas en la obra de Shakespeare, por lo que invita a reconsiderarlos.

“El análisis literario y la ciencia química pueden ser mutuamente beneficiosas, uniendo a las artes y a las ciencias en un esfuerzo por entender mejor a Shakespeare y a sus contemporarios”, señala el documento.