AFTEROFFICE
deportes

María del Rosario Espinoza, la rival a vencer en Río

Las mejoras en su repertorio de patadas y golpes son la principal fortaleza de la taekwondoína mexicana María del Rosario Espinoza para conseguir una medalla en Río 2016. La sinaloense está clasificada como la mejor de todas las participantes.
Alain Arenas
01 agosto 2016 22:15 Última actualización 02 agosto 2016 13:55
Espinoza debutará ante la filipina Elaine Alora, a quien jamás se ha enfrentado. (Erick Retana)

Espinoza debutará ante la filipina Elaine Alora, a quien jamás se ha enfrentado. (Erick Retana)

María del Rosario Espinoza es la mejor taewondoína del mundo en la categoría de +67 kilogramos, según el ranking de la Federación Internacional de Taekwondo. A Río 2016, sus terceros Juegos Olímpicos, llega con la mejor preparación de su carrera para una justa veraniega, en palabras de sus entrenadores.

“Tiene muchísima experiencia y una de las cualidades que ha desarrollado en estos últimos años es adaptarse a las circunstancias del combate. Tiene la capacidad para cambiar la estrategia si no funciona la táctica inicial. María necesitaba de un equipo que le ayudara a desarrollar opciones para enfrentar a sus rivales y eso es lo que le hemos ofrecido. Su éxito depende de la preparación previa a sus combates”, señala Óscar Salazar, uno de sus técnicos.

La atleta de 28 años hizo las maletas con sólo una derrota en los ocho combates que ha disputado en Juegos Olímpicos (cayó 6-4 en cuartos de final de Londres 2012 ante la serbia Milica Mandic). Tanto ella como la clavadista Paola Espinosa se enfrentarán, además, a la posibilidad de conseguir una tercera presea en tres distintas ediciones.

“Ella tiene que llevar el control de las peleas para que tenga más oportunidades de ganar. Su estilo, por ser de baja de estatura, mayoritariamente es conectar al peto. Lo que ha aprendido en estos últimos años es a ampliar su gama de patadas y golpes. No sólo es la frontal, ataca lateralmente, también hace fintas y eso confunde a su rival. Esa diversidad que tiene en su ataque se verá en Río 2016”, agrega Salazar.

Espinoza debutará ante la filipina Elaine Alora, a quien jamás se ha enfrentado. De avanzar, se podría enfrentar en un eventual combate a la misma Mandic o a la estadounidense Jackie Galloway, quien la derrotó en la final de los pasados Juegos Panamericanos de Toronto 2015. El sistema de competencia de Río indica que para que la mexicana asegure medalla debe ganar tres peleas, y para repetir el oro conseguido en Beijing 2008, cuatro.

“Mi grupo de trabajo y yo estamos afinando la estrategia para las rivales que conocemos y las que potencialmente nos puede n tocar. Tenemos la ventaja de que los entrenadores hayan trabajado un gráfico en el que pusieron los contrincantes con los que podemos pelear. Estoy muy concentrada. Físicamente llego a los Juegos al 100 por ciento, las lesiones que tuve las he superado”, asegura Espinoza.

El taekwondo sufrirá una serie de modificaciones para esta edición de los Juegos Olímpicos. El tatami pasará de tener forma rectangular a octagonal, con el objetivo de evitar los puntos ciegos para los referís. El casco de los taekwondoínes tendrá un sensor electrónico, el cual indicará la validez de un golpe. A partir de Londres 2012 ya se había implementado el mismo chip, pero en los petos.

“Ella llega más madura, pero no será nada sencillo. Al peto electrónico le ha costado mucho trabajo adaptarse, la ha llegado a incomodar mientras ella está peleando. Hay que tener en cuenta que llega con 28 años y que se enfrentará a peleadoras que son más jóvenes y que quizá la pueden sorprender como pasó en Londres. A pesar de eso, tiene altas posibilidades de ganar medalla, porque además de que es una taekwondoína muy inteligente, tendrá la ventaja de que evitará en las primeras rondas a las rivales más complicadas, porque es la mejor clasificada en su categoría”, explica Víctor Estrada, extaekwondoín mexicano y medallista de bronce en Sídney 2000.

ENEMIGA CONOCIDA
Jackie Galloway Sánchez tiene raíces mexicanas. La preclasificada siete del mundo estuvo en el proceso olímpico con el equipo azteca en Londres 2012, pero tuvo que conformarse con la suplencia. La mexicomericana decidió entonces no participar más con México. En el proceso de clasificación para los Juegos de Río representó a Estados Unidos y se convirtió en la mejor taekwondoína de ese país. El año pasado demostró su calidad al ganar el bronce en el Campeonato Mundial de Cheliábinsk, Rusia, y el oro en los Juegos Panamericanos de Toronto.

“Espero encontrármela en semifinales. A ella también le tocaron rivales muy complicadas en las primeras peleas. Quiero que le vaya bien. Por mi parte estoy muy concentrada en conseguir mi tercera presea olímpica”, finaliza Espinoza.