AFTEROFFICE
deportes

Maratón de futbol en Chile se anota récord Guinness

Luego de que 2 mil 357 personas se turnaron para disputar un partido que se prolongó por 120 horas, Chile obtuvo oficialmente un récord Guinness por el mayor número de jugadores y el más largo de la historia. El marcador fue 505-504.
AP
23 mayo 2016 17:42 Última actualización 23 mayo 2016 17:52
El evento se desarrolló la víspera en el estadio Bicentenario de la comuna de La Florida, al sur de la ciudad de Santiago. (AP)

El evento se desarrolló la víspera en el estadio Bicentenario de la comuna de La Florida, al sur de Santiago de Chile. (AP)

SANTIAGO.- Chile obtuvo oficialmente un récord Guinness luego de que 2 mil 357 personas se turnaron para disputar un partido que se prolongó por 120 horas, informó la adjudicadora del Guinness World Records. El marcador fue 505-504.

La hazaña se desarrolló la víspera en el estadio Bicentenario de la comuna de La Florida, al sur de la ciudad, donde durante casi cinco días los jugadores, la mayoría aficionados, mantuvieron en constante movimiento la pelota y se fueron rotando para ocupar el mayor número de personas.

Evelyn Carrera, adjudicadora oficial de Guinness World Records, dijo que "el récord para la mayor cantidad de jugadores en un partido de futbol, fue difícil, pero también un evento muy increíble y me da el gran gusto de decir que tenemos un nuevo título mundial con 2 mil 357 jugadores, felicidades".

1
  

  

récord Guinness

"Ustedes son verdaderamente increíbles", agregó Carrera. El récord se alcanzó al atardecer del domingo, pero la adjudicadora demoró algunas horas en analizar las estadísticas.

El arquero profesional Gabriel Castellón, que tomó parte en el encuentro, expresó su felicidad "de poder participar en esta circunstancia y que me inviten y ser parte de un Récord Guinness en Chile".

Juan Pablo Gómez, futbolista profesional argentino nacionalizado chileno, también jugó para que Chile obtuviera el récord. "Siempre es grato poder venir a estos eventos, sobre todo si te invitan, muy agradecido de la oportunidad de venir y de haber sido parte de un record".

Cuando faltaba poco para completar el récord, fue el turno de los jugadores profesionales que se tomaron la cancha, desplazando a los aficionados que se sacrificaron incluso viniendo fuera de Santiago. Cada uno debía jugar al menos una hora.