AFTEROFFICE
deportes

Maratón de Berlín, generoso con los atletas

El clima, la superficie y el circuito del maratón alemán son la clave por la que ahí se han registrado las mejores marcas. De las 42 ediciones, los corredores kenianos han ganado 15 de ellas en la rama varonil, lo que los convierte en los más exitosos en la historia del certamen.
Alain Arenas
22 septiembre 2016 21:48 Última actualización 23 septiembre 2016 5:0
Los mejores corredores del mundo no se pierden esta competencia. (Alejandro Gómez)

Los mejores corredores del mundo no se pierden esta competencia. (Alejandro Gómez)

Cuatro de los mejores 10 tiempos en la rama varonil, incluido el récord del mundo vigente del keniano Dennis Kimetto (2h02’57”) se han registrado en el Maratón de Berlín, que este domingo celebra su edición 43.

“Tiene la particularidad de que se corre en un terreno plano, el cual favorece a los corredores; no es como otros maratones en que la superficie es inclinada y complica a algunos. Otro aspecto positivo es que cuando se desarrolla la carrera la temperatura está entre 8 y 12 grados centígrados, lo cual es perfecto para que los atletas no se deshidraten. La organización ofrece una muy buena bolsa a los ganadores (50 mil dólares)”, explica Benjamín Paredes, exmaratonista mexicano y actualmente entrenador.

El certamen de la capital alemana cuenta con ocho patrocinadores, entre los que destacan la armadora automotriz BMW, la marca de ropa deportiva Adidas, la cadena de hoteles Holiday Inn, los laboratorios Abbot y la firma de relojes de lujo Tag Heuer.

“Como en otros maratones, en Berlín siempre hay una bolsa extra para quien rompe el récord del mundo. Esto sirve como una motivación adicional, por eso siempre los mejores corredores del mundo no se pierden esta competencia. Cuando es año olímpico, algunos atletas que se enfocan sólo en las grandes bolsas, no van a los Juegos y deciden prepararse a fondo para el maratón de la ciudad alemana. Esta competencia también da prestigio y se presta para dar las mejores marcas personales de los corredores”, agrega Paredes, quien terminó en segundo lugar en el Maratón de Nueva York de 1994.

MARATÓN DE BERLÍN
25 de septiembre
Temperatura: 13°c
Humedad: 75%
Viento: 11 km/h

Para esta edición, ninguno de los que terminaron entre los mejores 15 en Río 2016 asistirá y sólo uno de los últimos cinco ganadores (el keniano Wilson Kipsang en 2013) participará.

“Durante el recorrido es improbable que se presente humedad, lo cual beneficia a la mayoría de los corredores. No presenta tantas curvas y eso aporta a que se bajen los tiempos; además, el maratón cuenta con una especie de ‘corredores conejos’, que ayudan a otros competidores a marcar el ritmo en diferentes etapas de la carrera, incluso hay algunos que sirven como apoyo para que el que tenga más posibilidades de ganar, pueda romper el récord del mundo o de la competencia”, señala Germán Silva, exmaratonista que ganó el Maratón de Nueva York en 1994 y 1995.

Silva, quien actualmente es entrenador en Ámsterdam, Holanda, dice que la estrategia ideal para los grandes maratones, como el de Berlín, es segmentar la competencia en tres partes. “Cuando se inicia hay que ponerse como meta los primeros 15 kilómetros. Cuando se pase esa marca hay que olvidar lo conseguido e inmediatamente enfocarse en los segundos 15; en estas dos etapas hay que mantener el ritmo de carrera. Posteriormente, en los últimos 12 kilómetros es cuando el corredor tiene que acelerar y tratar de bajar su tiempo. La última fase, si los deportistas están bien entrenados, debe ser una ‘vuelta al parque’, porque es menos distancia”, agrega el mexicano, quien también participó en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 y Atlanta 1996.

COMPETITIVIDAD KENIANA
De las 42 ediciones del Maratón en Berlín, los corredores kenianos han ganado 15 de ellas en la rama varonil, lo que los convierte en los más exitosos en la historia del certamen.

“Con los kenianos pasa un fenómeno parecido como el que nos ocurría a los mexicanos en la década de los 90, en el que nosotros ganábamos varios de los grandes maratones del año. Todos competíamos en el mismo grupo y cuando uno ganaba, los otros pensábamos que era posible repetir en la siguiente edición. Es lo mismo que pasa con ellos, la mayoría entrena junta y tienen esa competitividad que los hace superarse”, menciona Silva.

>