AFTEROFFICE
REFLECTOR

Manzanero y su pasión por buscar artistas desconocidos

El compositor yucateco Armando Manzanero disfruta encontrar nuevos talentos en lugares desconocidos. Esta vez la afortunada fue Fabiola Finkmann, con quien ya grabó un disco y ofrecerá un concierto la próxima semana en el Voilá Acoustique.
Sandra Aguilar
02 mayo 2014 18:34 Última actualización 03 mayo 2014 15:28
Armando Manzanero y Fabiola Finkmann. (Cortesía)

Armando Manzanero y Fabiola Finkmann. (Cortesía)

El reconocido y famoso compositor Armando Manzanero suele ofrecer conciertos y apadrinar artistas desconocidos. Su afición por esos intérpretes de bar que sólo cantan para satisfacer a una pareja en una noche de copas data desde hace mucho tiempo. 

En esta ocasión, el músico yucateco compartirá el escenario con Fabiola Finkmann, a quien apadrinó en julio de 2013 y considera una cantante auténtica del género romántico, "ese que nunca va a desaparecer mientras exista la palabra amor".

El concierto entre esta afortunada cantante y el autor de Somos Novios y Adoro tendrá lugar en el escenario del Voilá Acoustique, en donde interpretarán canciones de Punto de partida, el álbum que ambos grabaron el año pasado. Sin embargo, en el espectáculo también figurarán canciones de Juan Gabriel Chico Novarro.

El músico romántico aseguró en conferencia de prensa que se considera
"un eterno buscador de gente que le apasiona el romanticismo a través de una canción". Ejemplo de lo anterior, dijo, es Fabiola Finkmann, cuya voz refleja lo más puro e intenso del amor.

La cantante - quien inició su carrera en el musical Godspell -  manifestó su gran emoción por hacer mancuerna con el autor yucateco.

El compositor, quien fue reconocido por la Academia de la Grabación con el Grammy a la Trayectoria Artística, señaló que Finkmann es una intérprete única, ya que en ella vio "el detalle bonito de permanecer en un sitio cantando durante mucho tiempo, para esa gente que va a tomar un trago, que va a compartir con la pareja y que quiere sentir bonito a través de una canción".

Ésta no es la primera vez que Armando Manzanero comparte el escenario con cantantes desconocidos. Sin embargo, el compositor dijo que son justamente este tipo de artistas los que más llaman su atención.

“Si no fuera mi manera de ser, la de andar en busca de gente que en este medio lo haga muy bien, no existiera tanta gente con la cual trabajar", afirmó.

En este sentido, recordó el caso de Angélica María, a quien conoció cuando era apenas "una niña de 16 años", durante una obra que se llamaba Las fascinadoras. "Así me interesé por ella como lo he hecho con mucha gente. Todo siempre me ha salido muy bien, y definitivamente aquí (con Fabiola Finkmann) también me va a ir de maravilla".

Al ser cuestionado sobre si las mujeres de Manzanero no se pondrían celosas con esta nueva mancuerna musical, el compositor aseguró que en su profesión los celos no existen.

“Yo poseo una ventaja: tuve maestros grandiosos, mi maestro más grandioso se llama Rubén Fuentes, la gloria de la música mexicana, quien me hizo sentir que los mismos presentadores lo ubican a uno en este negocio, en el que uno tiene que fusionarse con la gente que esté en su momento”.

Armando Manzanero afirmó que Punto de partida "es un disco fresco, con esa remembranza de los tiempos grandes", el cual todavía deja ver que "la música mexicana se sigue sosteniendo y es uno de los catálogos más bellos que el mundo tiene". 

Esta serie de conciertos en el Voilá - 9, 16 y 23 de mayo - será un claro ejemplo de la buena calidad que tiene la música romántica mexicana, esa que, según Manzanero, "tiene una historia de más de 100 años" y está compuesta de "historias de pareja, de enojos, desamores, encuentros, reconciliaciones".