AFTEROFFICE
CULTURAS

Manuel Felguérez revela en “Crisálida” el orden del caos

El artista plástico mexicano Manuel Felguérez presentó hoy en el Museo Rufino Tamayo su pieza "Crisálida", la cual armó con piezas de un Volkswagen ordenándolas de forma que el automóvil perdiera su lado utilitario. 
Notimex
31 mayo 2014 17:26 Última actualización 31 mayo 2014 17:34
"Crisálida", del artista plástico Manuel Felguérez. (Cortesía)

"Crisálida", del artista plástico Manuel Felguérez. (Cortesía)

Durante la presentación de su obra “Crisálida”, el artista plástico Manuel Felguérez aseguró que el mundo de la geometría y el de la intuición son diferentes. “Me encanta la intuición, la improvisación y el accidente; al mismo tiempo, la precisión, el orden, la construcción y el armar las cosas”.

“Crisálida” fue presentada formalmente al público esta tarde en la explanada del Museo Rufino Tamayo, donde el artista plástico, cuya carrera se extiende a lo largo de seis décadas en las que ha dado origen a un lenguaje visual constituido por formas y figuras concretas, habló de su quehacer escultórico.

“Cuando soy demasiado libre me falta orden y cuando soy demasiado ordenado me falta libertad. ¿Cuál es la única guía? Construir cosas. Lo importante es expresarme con un objeto, en este caso en forma intuitiva, porque me gusta el diseño, porque me gustan los coches, porque me gustan las máquinas y la mecánica”, expresó.

Felguérez presentó a su “Crisálida”, una escultura que parte de la intervención de un automóvil. “Se trata de un recipiente de aquellos más de 60 años de una carrera de investigación por medio del arte, la tecnología, la ciencia y la composición”, dijo el artista plástico ante decenas de invitados a la ceremonia.

Felguérez adquirió un auto, un ejemplar de esos que nacieron luego de la Segunda Guerra Mundial en la Alemania Nazi y que fueron destinados a la transportación de la gente del pueblo. Luego lo desarmó, pieza por pieza, tornillo por tornillo, hasta que tuvo ante él miles de piezas, chicas, grandes y pequeñas. Enseguida, construyó la obra.

“Crisálida” es una nueva pieza que tiene, sin embargo, la reminiscencia de lo que un día fue. “Transformas una idea, hay extremos. En la acción misma te vas encontrando los resultados, siguiendo la misma intuición (…)”, señaló el creador de numerosas piezas plásticas que hoy se encuentran en todo el mundo. 

“Yo soy un artista objetual, construyo objetos, trabajo la materia. El Volkswagen es un elemento base que ha sido usado por muchos artistas; tiene una parte muy nostálgica y es un diseño tan perfecto que aguantó muchísimos años. Es como un juguete y es volver a jugar”, señaló el creador de la pieza que está al aire libre.

En “Crisálida”, abundó, “el Volkswagen pierde totalmente su función utilitaria, para convertirse en algo exclusivamente estético".

"Después de 60 años de trabajo, la gente es capaz de saber reconocer que una obra es mía y, consecuentemente, no tiene que buscar la firma”, aseveró el artista.