AFTEROFFICE
buena vida

Manta Underwater Room: la habitación para dormir rodeado de peces

El sueño de vivir esta aventura es posible en la Isla Pemba, parte del archipiélago de Zanzíbar, localizada cerca de la costa oriental de África en las aguas del Océano Índico, a través de Manta Underwater Room, firma que te dicha oportunidad. 
Carlos Zulbarán
10 agosto 2014 21:37 Última actualización 12 agosto 2014 13:11
Es una plataforma acuática que permite hospedarse a cuatro metros bajo el agua en la anomalía natural del arrecife Blue Hole. (Cortesía)

Es una plataforma acuática que permite hospedarse a cuatro metros bajo el agua en la anomalía natural del arrecife Blue Hole. (Cortesía)

Imagine abrir los ojos y ver cientos de cardúmenes mientras descansa en una estructura flotante color turquesa que le ofrece la máxima experiencia de disfrutar una noche bajo el océano por 750 dólares por persona.

Desde 2013, el sueño de vivir esta aventura es posible en la Isla Pemba, parte del archipiélago de Zanzíbar, localizada cerca de la costa oriental de África en las aguas del Océano Índico a través de Manta Underwater Room: una plataforma acuática que permite hospedarse a cuatro metros bajo el agua en la anomalía natural Blue Hole, un arrecife de coral de 12 metros de profundidad y 50 metros de diámetro, donde existe abundante vida marina.

La habitación está construida en madera dura local y conformada por tres niveles. En la planta baja podrá vivir una experiencia extraordinaria y única: recostarse en una cama suave que se encuentra rodeada de paneles de vidrio que le permitirán tener una visión periférica de 360 grados para observar el mundo submarino, ya que usted dormirá bajo el agua. Entre la fauna acuática existen inusuales visitas de “bailarinas españolas” o peces murciélago y residentes conocidos como Nick, un pez trompera que nada alrededor del cuarto.

Durante la noche se encienden focos submarinos debajo de cada ventana. Esta característica atrae por lo regular a más especies marinas como pulpos o calamares que se llegan a observar en diferentes ocasiones y que se adhieren a los paneles. Los habitantes marinos del arrecife no pueden resistirse a la tentación de la luz y son atraídos por ésta.

Entre los otros espacios con los que cuenta la construcción está la zona que se encuentra a nivel del mar, que consta de una sala de estar y cuarto de instalaciones para disfrutar de un descanso placentero. Una escalera lo conducirá hacia la azotea, la siguiente sección, donde puede tomar el sol durante el día y en la noche pasar una velada romántica a la luz de las estrellas. Si lo prefiere, puede dormir bajo el cielo azul acompañado del murmullo del mar.

El proyecto es parte de The Manta Resort, el cual abrió en agosto de 2008. Cuenta con 16 habitaciones situadas en el paraje natural de Pemba a pie de playa. Cinco años más tarde crearon la habitación número 17, en la que puede experimentar la aventura de vivir bajo el agua.