AFTEROFFICE
culturas

Mafalda sopla 50 velitas de cumpleaños

La pequeña Mafalda vio la luz por primera vez el 29 de septiembre de 1964 en el semanario "Primera Plana", de Buenos Aires. Sus denuncias sobre la realidad de Argentina y el resto del mundo siguen tan vigentes como cuando fue creada por "Quino".
AP
29 septiembre 2014 13:9 Última actualización 29 septiembre 2014 13:10
Los homenajes a la niña irreverente nos recuerdan que hay situaciones planteadas por ella en los años 60 y 70 que siguen esperando solución. (Archivo)

Los homenajes a la niña irreverente nos recuerdan que hay situaciones planteadas por ella en los años 60 y 70 que siguen esperando solución. (Archivo)

BUENOS AIRES.- Mafalda, la niña irreverente de pelo negro y lengua afilada cumple hoy 50 años y pese al tiempo transcurrido sus denuncias sobre la realidad de Argentina y el resto del mundo siguen tan vigentes como cuando fue alumbrada por el dibujante argentino Salvador Quino Lavado.

"No hay mal que dure cien años...Cien años no sé, pero hay males que hace rato peinan canas", reflexiona Mafalda mientras lee en voz alta el conocido proverbio en una publicación. Y cuánta verdad parecen encerrar esas palabras, según apuntó Quino días atrás cuando inauguró una de las exposiciones que homenajean a esta pequeña cuyas reflexiones sobre los avatares de los años sesenta nos recuerdan los problemas del mundo actual.

"La humanidad sigue cometiendo los mismos errores, no aprende de su pasado", afirmó el humorista, de 82 años. Varias muestras recuerdan a esta niña contestataria de seis años en Buenos Aires, la ciudad donde reside con su hermanito Guille en el seno de una típica familia de clase media y se relaciona con sus amigos más cercanos: Manolito, Susanita, Felipe, Miguelito y Libertad.

Las redes sociales también se sumaron a la celebración y la etiqueta #mafaldacumple50 es reproducida en decenas de tuits de admiradores que se inspiran en la pequeña que vio la luz por primera vez el 29 de septiembre de 1964 en el semanario Primera Plana, de Buenos Aires.

La muestra Mafalda en su sopa exhibe bocetos de la niña del lacito realizados por Quino, imágenes de grafitis pintados en las calles y también fotografías y objetos que dan cuenta de cómo el público se apropió del personaje para bautizar negocios con su nombre o tatuárselo en la piel.

En tanto, la exposición El Mundo según Mafalda homenajea las grandes pasiones de esta chica: la primavera, la paz, los Beatles y el Pájaro Loco. También se detiene en cada uno de los personajes con los que interactúa, recordándonos a todos con ternura y humor que somos humanos y, por tanto, falibles. Pero, sobre todo, los homenajes a la niña irreverente nos recuerdan que hay situaciones planteadas por ella en los años 60 y 70 que siguen esperando solución.