AFTEROFFICE
culturas

Madres, factor clave contra la violencia

"La solución a la violencia del país se encuentra en dar a las madres un papel protagónico", sostiene Sara Sefchovich. Preocupada por la delincuencia creciente y, sobre todo, por las olas criminales desatadas en los últimos 10 años, la investigadora de la UNAM publicó "¡Atrévete!" (Aguilar) su más reciente libro.
Rosario Reyes
28 diciembre 2014 22:14 Última actualización 29 diciembre 2014 5:0
"Hay madres que ellas mismas son delincuentes, o muy violentas", sostiene Sefchovich. (Cortesía)

"Hay madres que ellas mismas son delincuentes, o muy violentas", sostiene Sefchovich. (Cortesía)

Sara Sefchovich se ha dado a la tarea de buscar una solución a la violencia que asola al país desde su propio núcleo: la familia. Y es que para la socióloga mexicana, el centro de la célula básica de la sociedad es la madre.

“La solución a la violencia del país se encuentra en dar a las madres un papel protagónico”, sostiene. Preocupada por la delincuencia creciente y, sobre todo, por las olas criminales desatadas en los últimos 10 años, la investigadora de la UNAM publicó ¡Atrévete! (Aguilar) su más reciente libro, que prentede dirigir, en particular, a ese sector de la población.

La crueldad se debe a la impunidad. El hecho de que no importa qué delito cometas porque nunca nadie te va a detener, la propicia. Son muy pocos los detenidos”, considera. Pero alberga una esperanza. “Por eso le estoy hablando en este libro a las madres de los delincuentes, para decirles: ‘tú tienes una responsabilidad en esto’. Hay madres que ellas mismas son delincuentes, o muy violentas, o son mujeres que tuvieron vidas muy difíciles y por eso sus hijos aprendieron la vida así, pero la mayoría quisiéramos vivir en una sociedad más o menos tranquila”, agrega quien se ha dedicado a estudiar la forma en que los mexicanos enfrentan la mentira, la corrupción, la ilegalidad y a la investigación desde una perspectiva de género.

“La madre también puede tener un papel como ciudadana, desde su casa, no necesariamente teniendo que salir a ser militante de una organización o de un partido”, concluye.