AFTEROFFICE
BUENA VIDA

Macarons, pequeños bocados de colores

Estos bocadillos de colores cuyos orígenes se remontan al siglo VIII representan una pieza de la repostería con un boom único. En México podrás encontrarlos en Le Macaron Boutique, un espacio dedicado al placer culinario. 
Ruth Martín
25 marzo 2014 21:27 Última actualización 26 marzo 2014 7:42
Macarons, Le Macaron

Le Macaron Boutique ha añadido ingredientes locales a las típicas recetas francesas. (Cortesía)

Hace 9 años, la casa parisina Maison Pierre Hermé, junto a Relais Dessert -asociación que reúne a la élite de la pastelería francesa-, instauraron el Día Internacional del Macaron, para simbolizar el inicio de la primavera, quizá inspirados por el colorido de la estación, o porque los macarons se han convertido en algo más que un dulce típico francés.

Y eso que su origen es italiano, como explica Natalia Morales, chef repostera y dueña de Le Macaron Boutique, un espacio coqueto dedicado casi en exclusiva a los placeres más dulces del menú culinario. Pasteles, tartas y chocolates variados también pueden degustarse en sus espacios de marcado acento francés.

“Se sabe de la existencia del macaron desdel siglo VIII cuando unas monjitas lo elaboraban. Era uno de los dulces preferidos de Catalina de Médicis, quien lo llevaría a Francia en el siglo XVII al casarse con el futuro rey, el Duque de Orleans. Pero no fue hasta finales del siglo XX cuando Pierre Desfontaines lo convirtió en el dulce que hoy conocemos”, narra Morales.

Hasta hace pocos años los macarons eran compra obligada en París, donde todo gourmand que se preciara debía hacer parada en Ladureé, la tradicional pastelería de lujo. Hoy son una pieza de repostería que vive en un boom en muchos países, México incluido. Clara de huevo, almendra molida muy fina y azúcar son los tres ingredientes clave de este pequeño bocado tradicional francés que se divide en dos partes: las dos pequeñas conchas que se hornean por separado y el relleno interior llamado ganache.

“El color del macaron es lo que marca cada sabor”, explica la chef. Chocolate, vainilla, pistache, frambuesa, praliné, café, limón, incluso té chai, mole o higos con queso de cabra son algunas de sus creaciones, que también se personalizan si el cliente lo desea. En su cocina sólo se utilizan pigmentos naturales y productos autóctonos en la medida de lo posible, como el café mexicano o la vainilla procedente de Papantla.

 
 Un lugar encantador

Le Macaron Boutique nació hace cuatro años cuando la chef mexicana, graduada por Le Cordon Bleu en México, regresó de París tras formarse con “el Picasso de la repostería”, Pierre Hermé. Hoy posee 8 espacios propios en el DF y planea expandirse por la República. Más de 3 mil macarons diarios salen de sus hornos, y cada día es una aventura para que la textura quede perfecta, pues influyen el clima, la temperatura o la altura. “Tuve que adecuar la receta de Francia” advierte la reporstera, para lograr el punto exacto que se debe sentir en la boca: un exterior consistente y el interior, esponjoso y suave.

Cada pieza cuesta 22 pesos, pero pueden adquirirse por caja. Para mayores informes, puedes consultar el sitio web de Le Macaron Boutique: www.lemacaron.mx

Macarons
1
 ¿Dónde puedo comprarlos?

 Estos coloridos y sabrosos bocadillos podrás comprarlos en varios lugares de la Ciudad de México: 

1. Le Macaron Lomas: Monte Athos 115-b. Lomas de Virreyes.

2. Le Macaron Polanco: Masaryk 515 loc. 15 esq. con Sócrates. Col. Polanco.

3. Palacio de Hierro y Casa Palacio: Interlomas, Perisur, Durango, Santa Fe y Antara. 

Macarons