AFTEROFFICE
BUENA VIDA

Lujo y tradición se fusionan en las bolsas de 
Jacopo Etro

El diseñador Jacopo Etro lanza una colección donde lujo, tradición y artesanía se fusionan en unas bolsas de edición especial y limitada a 35 piezas, que tendrán un costo de 6 mil pesos cada una.
Ruth Martín
18 marzo 2014 23:12 Última actualización 25 marzo 2014 16:50
Las bolsas podrán adquirirse en la boutique de Masarkyk 326. (Cortesía)

Las bolsas podrán adquirirse en la boutique de Masarkyk 326. (Cortesía)

Decían aquellos que conocían a Jacopo Etro que tenía fama de trotamundos y de saber apreciar la belleza. Estas dos constantes en su vida marcan la historia de una de las grandes casas de moda italiana: Etro. Fundada en 1968, fue en uno de sus viajes cuando, de visita en India, descubrió el que sería uno de sus estampados fetiche, el paisley, que aunaba aristocracia y exotismo. Desde entonces los estampados son uno de los sellos característicos de esta maison que fusiona innovación con tradición. No en vano las nuevas generaciones siguen al frente del lujo que destila desde su sede en Milán.

El gusto por otras culturas ha influenciado a Etro en sus creaciones caleidoscópicas temporada tras temporada, y en esta ocasión es el colorido característico de México el que da lugar a un nuevo proyecto junto a la Fundación Haciendas del Mundo Maya. Lujo, tradición y artesanía se fusionan en unas bolsas de edición especial y limitada a 35 piezas, que tendrán un costo de 6 mil pesos cada una.

“Etro como casa de moda siempre se fija en los valores artesanales, dando mucho apoyo al trabajo manual. De hecho, varias de sus colecciones se inspiraron en diferentes culturas en estos años”, afirma la Directora de Etro en México, Mariana Paliza.

México se convirtió en fuente de inspiración de la casa italiana en los últimos años, cuando por primera vez el diseñador de la línea masculina, Kean Etro, introdujo incrustaciones de artesanía huichol en la colección primavera/verano 2010. Su especial amor e interés por el país ha llevado a la firma a trabajar en otras ocasiones con artesanos tradicionales del Estado de México.

“La idea es difundir la artesanía mexicana tanto desde Etro México como desde la sede en Italia. Por ello, explorando nuevas posibilidades, llegamos a la Fundación Haciendas del Mundo Maya con la que trabajamos desde hace tiempo”, explica Mariana Paliza.

Después de año y medio de trabajo y de presentar en Italia la idea, la propuesta se materializa en unos bordados especialmente creados para adornar bolsas, integrando en sus estampados tradicionales el colorido maya.

“Estamos muy emocionados porque el acercamiento de Etro a la Fundación fue muy importante. Trabajamos con comunidades rurales mayas promoviendo el acceso a los ingresos, principalmente en mujeres. Taller Maya, la marca que trabaja con Etro en este proyecto, está asociada con 36 grupos artesanales, en 16 comunidades formados en siete cooperativas, que acceden a ingresos para favorecer su calidad de vida”, expone Carola Díez, directora de la Fundación de Haciendas del Mundo Maya.

Preservar la identidad cultural y conseguir reconocimiento del trabajo artesano mexicano a nivel mundial es el objetivo que hay detrás de este proyecto. Dos semanas de bordar y unas 80 horas de trabajo hay detrás de cada diseño plasmado de manera especial por las tres artesanas que participan en el taller de la comunidad de Temozón, Yucatán: Edaena Mena Nail, Delma Guadalupe Sosa Be y Rosa María Segura Hernández.

“Es la primera vez que realizamos este tipo de bordado para Etro. Al principio fue más difícil por los cambios de hilo, pero a pesar de eso lo veo como un reto para todas. El primero sí me llevó tres semanas realizarlo, después unos nueve días”, asegura la bordadora Edaena Mena.

“Para las artesanas ha sido una enorme alegría el espacio dado por Etro, no solo para poder mostrar su trabajo a nivel nacional e internacional, sino porque Etro se convierte en el embajador de lo que sus manos artesanas pueden crear”, expone Carola Díez.

Con esta colección, la marca pretende además demostrar que el lujo también puede ir asociado a un compromiso social, y es por ello que el total de la venta de la pequeña línea especial irá destinado a la Fundación de Haciendas del Mundo Maya.

Las bolsas podrán adquirirse a partir de hoy en la boutique de Presidente Masaryk 326, Polanco.