AFTEROFFICE
CULTURAS

Luis Felipe Tovar, rostro predilectode Discovery

El actor, de rostro adusto y un historial histriónico de personajes ligados a la policía y al narco, conduce por tercera ocasión la serie "Crímenes millonarios", que aborda anécdotas criminales de familias adineradas de Estados Unidos.
Rosario Reyes
16 abril 2015 22:31 Última actualización 17 abril 2015 5:0
Luis Felipe Tovar, la nueva cara de Discovery

Luis Felipe Tovar, la nueva cara de Discovery

Con una trayectoria de 34 años en el arte dramático, Luis Felipe Tovar se ha vuelto un rostro predilecto de la cadena Discovery.

Sus intervenciones como conductor de la televisora han consolidado en él un estilo de narrador-actor: interpreta personajes que revelan misterios científicos, o que dan cuenta de horribles crímenes en las altas esferas.

El actor, de rostro adusto y un historial histriónico de personajes ligados a la policía y al narco, conduce por tercera ocasión un programa de la cadena. Hoy, a las 21:00 horas, se estrena en México la tercera temporada de Crímenes millonarios, por el canal de paga Investigation Discovery, y él ha sido el actor elegido por la televisora para narrar esta nueva entrega.

La serie de 13 capítulos, que se transmitirá cada semana, aborda anécdotas criminales de familias adineradas de Estados Unidos. Su primer capítulo estará dedicado al caso de un sobrino de John F. Kennedy que asesinó a su vecina, y al de un prestigiado cirujano plástico que arrojó el cadáver de su esposa al mar, después de matarla.
Dice que su vocación por compartir el conocimiento, como lo ha hecho durante los últimos 15 años en El Set, la escuela que fundó y dirige, ha sido una de las motivaciones para ser conductor de los programas de Investigation Discovery El lado oscuro de la ciencia, Enigma y, el más reciente, Crímenes millonarios.

El tema de este último le apasiona: “Todos queremos saber qué pasa en las mansiones millonarias”, bromea. Pero en tono serio, reconoce que el dinero, como el poder, corrompen.

“El dinero transforma la vida de las personas para siempre. Ese afán por el poder económico, con las consecuencias que puede traer, en algunos casos es terrible. Creo que el tenerlo en exceso genera grandes problemas, y en un país como éste, es terriblemente peligroso”, dice.

El actor admite ver con reserva que colegas incursionen en el terreno político. El riesgo, advierte, es hacer un espectáculo de la política. “Si de por sí nos cuesta confiar en los políticos, así será más difícil”.

Tal es el caso de Carmen Salinas, quien se postula para diputada plurinominal por el Partido Revolucionario Institucional ,y de Alejandro Camacho, quien aspira a serlo por el nuevo Partido Encuentro Social.
“No me preocupa que un actor tenga inclinaciones por la política, sino que desconozca el tema”, matiza. “Alejandro Camacho es un hombre muy preparado. Pero si te pones una máscara de payaso y dices que vas a ser diputado, mejor te la quitas y comienzas una carrera política”.