AFTEROFFICE
deportes

Los Vaqueros sufren polémica derrota; los Broncos caen fácil

La Conferencia Nacional ya tiene a sus invitados que jamás se habían visto la cara en esta instancia: Halcones Marinos de Seattle abrirá sus puertas a los Empacadores de Green Bay. En la Conferencia Americana, los Potros de Indianápolis visitarán la próxima semana a los Patriotas de Nueva Inglaterra.
Ma. del Refugio Melchor S.
11 enero 2015 23:36 Última actualización 12 enero 2015 5:0
Los Potros de Indianápolis concretaron la única sorpresa de los duelos divisionales al vencer a domicilio 24-13 a los Broncos de Denver. (AP)

Los Potros de Indianápolis concretaron la única sorpresa de los duelos divisionales al vencer a domicilio 24-13 a los Broncos de Denver. (AP)

Sin estar en su mejor condición física, Aaron Rodgers mostró los blasones que lo ubican entre los favoritos a ganar el premio al Jugador Más Valioso de la temporada para conducir a Green Bay a un triunfo de 26-21 sobre los Vaqueros de Dallas, el cual le permitió a los Empacadores instalarse en la final de la Conferencia Nacional.

El brazo de Rodgers acabó con las ilusiones de los texanos, quienes no fueron capaces de mantener la ventaja que construyeron durante tres cuartos. Cojeando visiblemente desde la primera jugada, el mariscal de campo de los Empacadores sacó todo el carácter y talento para conseguir un heroico triunfo.

Dallas fue un rival muy serio y estuvo a centímetros de ganar el duelo, pero su estelar receptor abierto Dez Bryant no fue capaz de completar una espectacular atrapada en una cuarta oportunidad en el último cuarto, con poco más de dos minutos en el reloj. Los oficiales, que al inicio habían decretado el envío completo, rectificaron la decisión al recurrir a la revisión en video.

Tony Romo hizo un buen trabajo, completó 15 de 19 pases y lanzó dos a las diagonales, no cometió errores, pero en el duelo de mariscales Aaron Rodgers lo superó claramente. En la serie decisiva, acertó sus siete envíos, incluyendo uno de 42 yardas al novato Davante Adams y uno de anotación de 13 al ala cerrada Richard Rodgers.

Más que sus grandes estadísticas (24 completos de 35 intentos, 316 yardas y tres touchdowns), el pasador de Green Bay siempre encontró el antídoto perfecto para descontrolar a la fuerte defensiva de los Vaqueros. No se sabe en qué condiciones llegará a la final de Conferencia contra Seattle (que ganó fácilmente 31-17 a Panteras de Carolina), pero el hombre de hielo congeló el corazón de los fanáticos de los texanos, que vieron caer a su equipo en el llamado Tazón de Hielo II.

El partido definitivo de la Conferencia Nacional tendrá a unos invitados que jamás se habían visto la cara en la instancia. El Century Link Field, casa de los Halcones Marinos de Seattle y segundo estadio más ruidoso del mundo, abrirá sus puertas a los Empacadores de Green Bay por segunda vez en la temporada. Los locales aplastaron 36-16 a los Cabezas de Queso en la fecha inaugural del torneo 2014 y lograron avanzar en el registro histórico de duelos: 8-7 se mantiene a favor de los de Wisconsin en temporada regular, que también lideran en los duelos de playoffs con récord de 2-0.

En la Conferencia Americana, los Potros de Indianápolis concretaron la única sorpresa de los duelos divisionales al vencer a domicilio 24-13 a los Broncos de Denver. El joven Andrew Luck hizo un juego inteligente y superó fácilmente al veterano de 17 temporadas, Peyton Manning, quien tal vez dejó pasar la última oportunidad de disputar el juego grande.

La velocidad y fuerza de los defensas de los Potros fue veneno puro para Manning, quien tuvo un costoso balón suelto, apenas completó el 56 por ciento de sus pases (26 de 46) y sufrió su decimotercer revés en juegos de postemporada.

Luck mostró que está listo para graduarse, movió bien a su ofensiva, lanzó para 265 yardas y dos pases de anotación. Ahora vendrá su verdadera prueba de fuego porque deberá visitar la próxima semana a los Patriotas de Nueva Inglaterra que debieron emplear todos sus trucos para superar 35-31 a los Cuervos de Baltimore en un vibrante juego.

Será la quinta ocasión que este par de rivales se midan en la postemporada, y los de Massachusetts han salido airosos en tres ocasiones. No obstante, la estadística de enfrentamientos directos por el gallardete de la Conferencia Americana no arroja nada para nadie.
Pats y Broncos han chocado dos veces en la antesala del Super Bowl, y en la edición más reciente (temporada 2006) los de la herradura en el casco fueron los vencedores, pero tenían de su lado la ventaja de jugar en casa, no como esta vez que visitarán Foxborough, donde la final del torneo de 2003 se les escapó de las manos.