AFTEROFFICE
Deportes

Los ojos que vigilan
a la NFL

La filmación con drones de los entrenamientos para
luego ser utilizada en las salas de realidad virtual
es una tendencia en crecimiento en la NFL que busca acelerar el desarrollo de los jugadores.
Alfonso Mancilla
23 septiembre 2015 22:4 Última actualización 24 septiembre 2015 5:0
Dallas NFL

Los Vaqueros de Dallas son uno de los equipos que ya usan esta tecnología. (Tomada de Facebook NFL)

La frecuencia cardíaca de Ryan Fitzpatrick, mariscal de campo de los Jets de Nueva York, se acelera cuando reconoce el tipo de defensiva en cuanto se ubica detrás de su línea ofensiva.

Fitzpatrick mira el frente defensivo, hace los ajustes necesarios y se prepara para iniciar la jugada en formación escopeta.

Sin embargo, sólo unos segundos más tarde, al terminar la jugada, Fitzpatrick se retira un antifaz. El campo de juego, los jugadores enemigos y compañeros han desaparecido. El quarterback estuvo todo el tiempo en una sala vacía.

Entonces, el jugador se acerca a una cabina de edición de video adjunta. Conversa con los coaches y selecciona la siguiente jugada del catálogo sobre la que desea practicar.

El ángulo que tiene de la jugada es idéntico al que tendría en el campo de juego real; sin embargo, tiene más opciones: la perspectiva aérea o como si estuviera colocado en el lugar de un receptor.

Dichas tomas fueron grabadas gracias a la utilización de los drones en los campos de entrenamiento de la NFL, artefactos que forman parte de un sistema que busca implementar los beneficios de la realidad virtual en la elaboración de los planes de juego.

En la actualidad, ya hay cinco equipos de la NFL que optaron por el uso de este método: Bucaneros de Tampa Bay, Vaqueros de Dallas, Vikingos de Minnesota, 49ers de San Francisco y Patriotas de Nueva Inglaterra, con otros seis realizando pruebas piloto para implementarlos a la brevedad (Jets y Gigantes de Nueva York, Bills de Búfalo, Halcones Marinos de Seattle, Carneros de San Luis y Leones de Detroit).

Esta modalidad ha sido desarrollada por la compañía STRIVR Labs, de reciente creación basada en Silicon Valley y fundada por el jugador del equipo de futbol americano de Stanford, Derek Belch, la cual busca diseñar e implementar artefactos que ayuden en el entrenamiento y formación de los jugadores en diferentes deportes de alto rendimiento.

Aunque el artefacto creado por la compañía puede ser útil para los corredores y los apoyadores medios, los quarterback son los principales beneficiados, especialmente los más jóvenes.

El material que archiva el STRIVR se toma directamente de la cámara de 360 grados trípode que se instala 10 yardas detrás del mariscal de campo durante los entrenamientos. De esta manera, los propios pasadores podrán comparar la ejecución de una jugada en tiempo real y luego perfeccionarla virtualmente.

El programa tiene un valor incalculable por diversas razones. Los quarterbacks y entrenadores pueden simular cientos de repeticiones juntos, pues la misma grabación que tenga el pasador en los lentes especiales, puede ser vista por los coaches, quienes pueden corregir al instante algún mal procedimiento del pasador.

Los mariscales de campo pueden, incluso, verificar cuál fue el trabajo de sus pies o su mecánica al momento de lanzar el pase. Así, tanto jugadores como staff de entrenadores tienen un archivo de la evolución de su libro de jugadas.

CIELO DESPEJADO PARA VOLAR

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos aprobó la semana pasada a la NFL el uso irrestricto de drones para filmar películas, documentales y segmentos televisivos, pero siempre y cuando se realice cuando no haya espectadores en las tribunas, con lo que se da por entendido que no podrá llevarse a cabo durante los partidos.

Pese a esta restricción, la licencia otorgada para la NFL la convierte en la primera liga profesional en la que legalmente podrán volar los drones alrededor de sus campos de entrenamiento.

Entre las especificaciones que deberán tener está que no podrán pesar más de 25 kilos, volar a más de 122 metros de altura y a más de 100 millas por hora.

Da click en la imagen para agrandarla 

Se frenó una caída de 6 semanas en el bombeo estadounidense, lo que repercutió en los precios de los crudos negativamente