AFTEROFFICE
deportes

Los número uno reinan en Australia

Novak Djokovic y Serena Williams van por la consagración en Australia. El serbio mantiene con vida la oportunidad de consagrarse campeón por quinta ocasión, hazaña que nadie presume en la rama varonil. La estadounidense busca conseguir su sexta coronación en la isla para incrementar la ventaja con respecto a su más cercana perseguidora.
Domingo Aguilar Mendiola
25 enero 2015 23:20 Última actualización 26 enero 2015 5:0
Djokovic puede ser el máximo ganador en Australia, pero Williams goza de ser la jugadora en activo que no podrá ser alcanzada en los próximos años. (AP)

Djokovic puede ser el máximo ganador en Australia, pero Williams goza de ser la jugadora en activo que no podrá ser alcanzada en los próximos años. (AP)

Novak Djokovic mantiene con vida la oportunidad de consagrarse campeón del Abierto de Australia por quinta ocasión, hazaña que nadie presume en la rama varonil desde que el tenis se profesionalizó. En la categoría femenil, Serena Williams busca conseguir su sexta coronación en la isla para incrementar la ventaja con respecto a su más cercana perseguidora e inmortalizar su nombre en el continente.

El Grand Slam del hemisferio sur se incorporó al calendario profesional hasta 1969, pues el primer torneo grande que se celebró en la Era abierta fue el de Roland Garros (1968), cuatro meses después de la cita oceánica. Desde esta inclusión, 46 ediciones se han completado y fue hasta el último par de décadas que los máximos campeones se consagraron.

Roger Federer y Nole son dueños de cuatro cetros australianos, pero el serbio tiene el carril libre para rebasar al suizo, quien cayó ante el italiano Andreas Seppi, número 46 del ranking ATP. El máximo ganador de Grand Slams (17) llevaba 13 años sin perder antes de la ronda de octavos de final y esta vez lo hizo ante un rival que nunca le había logrado ganar un set.

El balcánico de 27 años debutó en el Abierto de Australia en el 2005 y el ruso Marat Safin fue su primer verdugo en la ronda inaugural de la competencia. Los 13 mil dólares que obtuvo en aquella ocasión fueron la base de los 8.9 mdd que hasta ahora acumula por sus presentaciones isleñas.

El nacido en Belgrado suma 11 participaciones en la justa y siempre que supera los cuartos de final no hay quien lo detenga en la consecución del título. El año pasado fue vencido en esa instancia por el defensor actual: Stanislas Wawrinka, cuarto sembrado de la celebración en 2015.

El más cercano perseguidor de Djokovic en el ranking (Federer) fue su víctima un par de ocasiones en la antesala de la final. Las justas de 2008 y 2011 significaron una venganza para el serbio, quien en su tercer Abierto cayó en la ronda de dieciseisavos de final contra el helvético. En la pizarra de enfrentamientos directos en esta sede, Nole lidera 2-1.

Serena Williams pisó por primera vez la cancha dura de Melbourne en 1998. Llevaba menos de tres años como profesional y consiguió vencer en el primer duelo a la rumana Irina Spirlea, quien ocupaba la posición número nueve en la lista de la WTA en aquel entonces. Conoció la derrota en la fase siguiente, pero después, cada año que pasó significó poder avanzar una ronda más con respecto al anterior. La quinta participación fue la vencida y en la final doblegó a su hermana, Venus (2003). La estadounidense cuenta con 14 participaciones en Australia y tiene una tendencia similar a la de Djokovic: si supera la ronda de los ocho mejores, el título es suyo.

La líder de ganancias en la historia de la asociación de tenis femenil tiene una de sus minas de oro en Melbourne. De los 63.5 mdd que se ha embolsado por concepto de premios, casi el 10 por ciento (6.2 mdd) corresponden a lo conseguido en el primer torneo grande de todas las temporadas. Novak Djokovic también encuentra un sustento económico en esta parte del mundo, pues de sus 62.7 mdd ganados, le han pagado el 14.1 por ciento.

El europeo marcha con un registro de 43-6, mientras la norteamericana ostenta uno de 61-9; ambos empatan en un porcentaje de efectividad del 87 por ciento que podrían mantener en caso de llegar a ocupar sus respectivas coronas. Djokovic puede ser el máximo ganador en Australia, pero deberá seguir ganando para igualar los trofeos de Grand Slam que presumen sus contemporáneos (Federer y Rafael Nadal). Williams goza de ser la jugadora en activo que no podrá ser alcanzada en los próximos años.