AFTEROFFICE
DEPORTES

Los millones que se juegan en la Champions 

La Liga de Campeones de Europa es, quizás, el torneo donde se juega más dinero en todo el mundo. Magnates, empresas y grandes acuerdos publicitarios son los que dominarán los octavos de final del certamen...
Luis Madrid Gutiérrez
17 febrero 2014 23:0 Última actualización 18 febrero 2014 5:0
El galés Gareth Bale fue una de las adquisiciones más costosas de 2013.  (Archivo)

El galés Gareth Bale fue la adquisición más costosa que realizó el Real Madrid en 2013. (Archivo)

Magnates, empresas y grandes acuerdos comerciales son los que dan forma a los octavos de final de la Champions League. En conjunto, los 16 equipos clasificados este año valen más de 15 mil millones de dólares, cada uno tiene su fuente de ingreso y detrás de ellos están empresarios que buscan imponer su dominio por medio de sus equipos.

El Signal Iduna Park, casa del Borussia Dortmund, es el estadio más grande de Alemania y sexto del Viejo Continente. Con capacidad para albergar 80 mil personas (sólo 66 mil en encuentros de la UEFA que no permite el uso de un espacio para gente de pie), el inmueble es la sede de la afición más fiel del continente con un promedio de asistencia de 99.75 por ciento.

Para enfrentarse al conjunto alemán está el Zenit de Rusia, equipo que sus dirigentes han invertido fuertes cantidades de dinero en fichajes, apoyados por la empresa Gazprom, la cual también patrocina la Liga de Campeones de Europa.

Gazprom es, igualmente, esponsor del Schalke 04, escuadra que recibe de la empresa rusa 136 millones de dólares con los que busca volver a ser reconocida como una de las grandes del continente cuando enfrente al Real Madrid, equipo más valioso y con los mayores ingresos en taquilla, acuerdos comerciales y derechos de transmisión, con los que suma un total de 705. 7 millones de dólares.

Uno de los nuevos ricos del continente, el Manchester City, desde que fue comprado por Mansour bin Zayed Al-Nahyan, líder de una de las petroleras más importantes de Emiratos Árabes, busca desquitar los 544 millones de dólares que su jeque ha invertido en el plantel.

Sin embargo, los citizens se miden ante el Barcelona, equipo que puede presumir el estadio más grande del continente, lo cual implica un reto: llenarlo. Esto pocas veces hacen los catalanes, pues promedian 73 mil aficionados por encuentro en liga; para la Champions sube a casi 80 mil con lo que generan 159.9 millones de dólares en taquilla, el segundo equipo con más ingreso en ese rubro.

Por otra parte, el Bayern Munich, actual campeón del certamen, gracias a su estilo de juego ha cautivado a sus seguidores para que su estadio, el Allianz Arena, siempre luzca lleno. De su capacidad para 71 mil 437 aficionados promedia el 99.38 por ciento de asistencia.

A pesar de ello, su rival en esta ronda, el Arsenal, le supera en ingreso de taquilla con un total de 147.2 millones de dólares.

La eliminatoria que luce más dispareja, al menos en la cartera, es la que sostendrán el PSG, de Francia, que pertenece al jeque Hamad Bin Jassem Bin Jabr Al Thani, quien ha invertido cerca de 353 millones de dólares con los que logró que su equipo ganara nuevamente una liga local, cosa que no hacía desde 1994.

Su contrincante es el Bayer Leverkusen, equipo que desde el 2002 no llega a una final de Champions, que no tiene grandes ingresos de dinero pues no figura entre los 20 equipos más ricos y sus jugadores valen menos de la mitad que los de su rival parisino.

Con plantillas similares, tanto en valor como en estilo de juego, se encontrarán el AC Milán y Atlético de Madrid; sin embargo, en el ingreso que perciben anualmente, los rossoneros superan a los colchoneros por más de 100 millones de dólares.

El duelo entre David y Goliat es el que tendrán el Olympiacos de Grecia y el Manchester United que, a pesar del mal momento por el que atraviesa, cuenta con el apoyo de la segunda afición más fiel del continente, promediando un 99.75 por ciento por partido, lo que le genera un ingreso de 161 millones de dólares anuales.

A pesar de los esfuerzos de Ünal Aysal, presidente del Galatasaray, por contratar jugadores de renombre para levantar el nivel del club, nada puede hacer contra su competidor Roman Abramovich, quien no sólo es su rival en el ámbito deportivo, sino que igualmente en el petrolero.

Desde que Abramovich compró al Chelsea ha invertido casi mil 360 millones de dólares, los cuales le han dado resultados en su intención de hacer de su equipo uno de los más grandes del planeta, ganando en 10 años más títulos de lo que tenía en su historia: una Liga de Campeones de Europa, cosa que busca repetir en esta edición con el regreso del portugués José Mourinho.