AFTEROFFICE
culturas

Los mexicanos no saben autoburlarse; tienen piel delicada: Suárez Gomís

Héctor Suárez Gomís ratifica su éxito al cumplir 500 representaciones de su 'stand up': 'El Pelón en sus tiempos de cólera', en el Teatro NH. El actor  ha intentado abrirse paso con una postura más 'americana' que las generaciones anteriores a él.
Sandra Aguilar Loya
07 diciembre 2014 22:35 Última actualización 08 diciembre 2014 5:0
Su prematura calvicie son la materia de un humor acre con el que construye el personaje de sí mismo. (Cortesía)

Su prematura calvicie son la materia de un humor acre con el que construye el personaje de sí mismo. (Cortesía)

Han pasado seis años desde que Héctor Suárez Gomís subió al escenario del Café 22 para exorcizar los demonios con los que había lidiado a lo largo de su vida. Su infancia, la complicada relación que tuvo con sus padres o el trauma de su prematura calvicie son la materia de un humor acre con el que construye el personaje de sí mismo, que se planta frente al público una especie de descaro y atrevimiento. Esta noche ratifica su éxito al cumplir 500 representaciones de su stand up: El Pelón en sus tiempos de cólera, en el Teatro NH. Suárez Gomís ha intentado abrirse paso con una postura más “americana” que las generaciones anteriores a él.

___¿Qué es lo mejor que le ha dejado esta obra?
___Descubrir que me puedo generar mi propio trabajo, demostar que puedo estar en escena más de dos horas y hacer a la gente morirse de la risa. Es increíble haber provocado que por primera vez en México, después de tantos intentos, el stand up comedy exista, es increíble.

___A pesar de los mismos mexicanos, según parece...
___Los mexicanos no estamos acostumbrados a burlarnos de nosotros mismos. Las generaciones nuevas lo ven más normal, la verdad es que a la comedia no se le puede tomar en serio aunque se esté hablando en serio.

___Parece que a los mexicanos les gusta la solemnidad...
___Los mexicanos tenemos la piel súper delicada, somos pusilánimes y hemos presumido toda la vida que nos sabemos burlar de la muerte y no es cierto. Somos tan astutos que nos hacemos amigos de la muerte para que no nos lleve, pero eso es muy diferente a sabernos burlar de ella. Sólo hay que acordarse de lo que pasó cuando los conductores del programa inglés Top gear dijeron que éramos unos flojos y que la comida mexicana parecía vomitada. Lo convertimos en una bronca diplomática y exigimos que pidieran disculpas. Fue absurdo, ridículo y estúpido. Eso confirma que no sabemos burlarnos de nosotros. No es lo mismo que se burlen de nosotros los demás y eso es una estupidez. Para saberte burlar de ti mismo tienes que aprender primero a que los demás se burlen de ti y que te sepas reír con eso. Estamos acostumbrados a una comedia de albur y de grosería, por eso es universal Chespirito.

___¿Qué tan sarcásticos o divertidos podemos ser en estos tiempos?
___Creo que un país que no sabe burlarse de sí mismo está condenado a no crecer. Es increíble que no puedas hacer escarnio y burlarte abiertamente con todo lo que está pasando en la política. Es increíble que los políticos crean que merecen nuestra veneración.

___¿Se puede hacer una crítica abierta e inteligente de la realidad política y social y al mismo tiempo divertirse?
___Nunca me ha gustado la sátira política. Me gusta verla y reírme de ella, pero yo no creo que sea la persona indicada para hacerla. Soy hijo de alguien que lo ha hecho muy bien durante toda su vida, yo no podría, pero sí hay mucha gente muy capaz para hacerlo.

___¿Cómo se puede conseguir que la gente se ría en medio de las desgracias? Vaya en este momento están de sobra...
___Creo que la comedia que más nos gusta y que más trasciende es la que nace del dolor, porque decir chistes a lo estúpido es facilísimo, pero transformar el dolor en humor es lo que más penetra. Creo que ésa es la razón del éxito de El Pelón… Y por eso El Chavo es universal, toda su comedia nace del dolor.

___¿En algún momento ha utilizado el humor negro para hacer reír a este país?
___Sí, pero más con el sarcasmo ácido que con el humor negro, que tiene que ver con cosas funestas. El sarcasmo, la ironía, lo ácido son más efectivos, sin duda. Pero para mí el humor negro y el tonto son los más divertidos.

___¿Cómo generar un monólogo basado sobre este momento que vive el país?
___No lo sé. Pero así como así de pronto se me ocurre una crítica a nuestro Himno Nacional. Cuando dice “mas si osare un extraño enemigo profanar con sus plantas tu suelo”, no nos damos cuenta que los que lo profanan son nuestros políticos, que han sangrado al país durante 100 años. Para los políticos es más ofensivo el que olvide la letra del himno nacional, pero no se sienten ofendidos con lo que hacía el alcalde de Ayotzinapa y no movieron un solo dedo. Eso es mucho más ofensivo que lo que yo puedo decir en el escenario. Los mexicanos somos unos doble moralistas espantosos. Por lo menos una gran mayoría de los que mandan o tienen puestos importantes en los cargos de gobierno.

___¿Qué le hace falta a esta sociedad para que aprenda a reírse de sí misma?
___Practicarlo y practicarlo. Pero a veces es imposible que una persona que no tiene para comer tres veces al día, lo logre. Las personas que viven al día y que tienen que despertarse a las cuatro de la mañana, ¿cómo pueden practicar cuando tienen que dormir junto con ocho personas en la misma cama y nos los dejan?

___¿Qué papel juega en ese sentido la educación?
___La educación nunca ha sido una prioridad del gobierno, pensar es peligrosísimo para el que quiere dominar. Pero si nos hubieran educado para pensar, seríamos un país diferente.

___¿Qué futuro auguras para El Pelón en sus tiempos de cólera?
__Llevo más de 250 mil boletos vendidos y quiero que me vean un millón.

___¿Se considera un hijo de tigre y pintito?
___Yo no estoy para decirlo. Pero lo que sí puedo asegurar es que somos bien poquitos los hijos de íconos que estamos sanos, que tenemos una carrera y una vida saludable.

___¿Cuál es el más grande éxito de Héctor Suárez Gomís?
___Que ahora para distinguirnos a mi papá y a mí al que le agregan “el papá” es a él y no “el hijo” a mí. Yo soy Héctor Suárez Gomís y él es Héctor Suárez papá.