AFTEROFFICE
culturas
Freddy Ortega, comediante

Los Mascabrothers arman burla a Trump

Los Mascabrothers se aventuran al espectáculo sin palabras con una fuerte crítica social en "Los hijos de Trump", la adaptación del show español Brokers que los hermanos Freddy y Germán Ortega estrenaron en 2013 en México.
Rosario Reyes
06 octubre 2015 22:2 Última actualización 07 octubre 2015 5:0
Los Mascabrothers presentan "Los hijos de Trump". (Braulio Tenorio)

Los Mascabrothers presentan "Los hijos de Trump". (Braulio Tenorio)

Boxear con las manos atadas. Así define Freddy Ortega el tour de force que recorren en las funciones dobles de Los hijos de Trump, la adaptación del show español Brokers que Los Mascabrothers estrenaron en 2013 en México.

Actualmente ensayan la puesta de El joven Frankestein y tras haber terminado la escritura de la ópera rock Jack, el rockstar de la mutilación, el mayor de Los Mascabrothers cumple esta nueva temporada del espectáculo sin palabras junto a su hermano Germán y los comediantes Herson Andrade, Ariel Miramontes y Julio Alegría.

___¿Cómo pasaron de hacer el programa Diversión desconocida, un humor que al público no agradó, a montar en teatro un show de los Monty Python?
___Siempre nos atrevemos a hacer cosas diferentes, aunque pagamos un precio muy alto con ese programa: tratamos de hacer un humor que no fuera solamente juego de palabras y el público lo rechazó.

___¿Captaron el humor británico y supieron adaptarlo a México?
___Hicimos un híbrido. Nosotros éramos fans de la película de El santo grial y cuando vimos Spamalot en Nueva York, la versión teatral de la cinta, quisimos hacerla; cinco años después, lo logramos. El caso de Brokers fue similar. La vimos en Madrid y dijimos: “algún día...”. Y lo hicimos. Ahora se adaptó perfectamente a lo de Trump. Este show es como boxear con las manos atadas, porque la fortaleza de Los Mascabrothers es verbal.

Negocio de la risa
Los hermanos Freddy y Germán Ortega tienen una trayectoria de casi 30 años como comediantes. Parodian desde el doctor Frankestein hasta los políticos mexicanos, sobre todo del sexenio de Vicente Fox, cuando formaron parte del programa El privilegio de mandar. Actualmente presentan en el Teatro Aldama una nueva versión de Brokers, el espectáculo sin palabras Los hijos de Trump.

___¿Más que la creación de personajes en escena?
___Creo que es una combinación. La Parodia nos entrenó muchísimo para eso, porque no sólo hacíamos personajes, sino también imitaciones, que era muy complicado.

___Y se burlaron de la política en El privilegio de mandar. En ese sentido, ¿el sexenio de Fox ha sido el más divertido?
___Yo creo que sí, por sus declaraciones, como cuando dijo que en Estados Unidos había trabajos que ni los negros querían hacer; nos daba mucho material, nada más esperábamos el viernes para agregar lo último que hubiera dicho, y a grabar. Nunca nos coartaron, pero nos cuidábamos de no pasarnos, no se trataba de ofender a nadie, sino caricaturizarlo.

___Este sexenio no parece tan divertido...
___No lo sé. Pero creo que ya no sería buen momento para hacer algo parecido. Una vez y se acabó.

___¿No regresan a la política al criticar a Trump?

___No, es una crítica totalmente social. Así es originalmente el espectáculo, se burla de las altas esferas, de los que creen que lo pueden lograr todo con dinero.

___¿Cómo llegaron a hacer que el público entendiera el humor de Los Mascabrothers?

___Exploramos distintos tipos de humor, hemos sido propositivos. Antes de conocer a Yllana (la productora española que montó originalmente Brokers), ya habíamos hecho un sketch así, sin palabras, con pura música. Era el equipo de nado sincronizado de Tepeji del Río y entraba un tiburón que me iba comiendo los brazos, muy divertido. Espero que el público venga a ver Los hijos de Trump y entienda que podemos hacer muchos tipos de humor, no solamente verbal. Hay gente que nos tiene encasillados como albureros por El Tenorio Cómico, pero hacemos muchos tipos de humor.

___¿Cómo desarrolló el estilo de escritura de sus montajes?
___Ya tenía experiencia como guionista de programas como Cachún cachún ra ra, Todo de todo, Sálvese quien pueda y Diversión desconocida. Aunque éste fracasó. La verdad es que nos dieron como margen llegar a los 20 puntos de rating y lo sacaron cuando tenía 19.8, cuando iba ascendiendo. El primer show de Los Mascabrothers se llamó La sociedad de los comediantes muertos y fue el resultado de esa exploración, que sigo haciendo, de distintos tipos de humor. Con los Yllana acordamos escribir un espectáculo sobre la Conquista, en el que nos vamos a pitorrear de ellos y de nosotros durísimo.

___¿Por qué le interesa el humor?
___Porque es saludable, es como un resorte que traigo en mi vida, un punto de vista. Si sabes darle al balón, te vas a inclinar por el futbol, si sabes hacer humor, si tu punto de vista hace reír, pues te vas a dedicar a eso. Es una profesión muy noble y en México el humor es nuestra especialidad; tenemos la facultad de reírnos de las desgracias.

___¿De todas las desgracias?
___No. Hay una línea moral que no se debe rebasar, no vamos a hacer chistes de personas desparecidas o de la tragedia de un niño.