AFTEROFFICE
deportes

Los equipos del futbol mexicano no aprovechan la Copa Libertadores

Hoy comienza la edición 2015 de la Copa Libertadores con la fase que definirá a los seis equipos que se integrarán a la ronda de grupos. Las escuadras mexicanas cumplen 18 años continuos de participación en un torneo que parece no significarles un gran interés deportivo, económico ni comercial.
Domingo Aguilar Mendiola
02 febrero 2015 22:48 Última actualización 03 febrero 2015 5:0
Atlas, Tigres y Morelia deberán superar los problemas que implican los viajes largos hasta la región austral de América. (Cuartoscuro/Archivo)

Atlas, Tigres y Morelia, representantes de México, deberán superar los problemas que implican los viajes largos hasta la región austral de América. (Cuartoscuro/Archivo)

La edición 2015 de la Copa Libertadores comienza hoy con la fase que definirá a los seis equipos que se integrarán a la ronda de grupos. Las escuadras mexicanas cumplen 18 años continuos de participación en un torneo que parece no significarles un gran interés deportivo, económico ni comercial.

Monarcas Morelia, último lugar del Apertura 2014 y del actual Clausura 2015, accedió a la competencia continental por cuarta ocasión como campeón de la Super Copa MX, y lo hace contra The Strongest (el tercer mejor equipo boliviano). El club michoacano tiene la oportunidad de mejorar el desempeño que mostró el año pasado en la misma instancia, cuando fue eliminado por el Santa Fe de Colombia. Ahora busca hacerse de los 250 mil dólares que recibe el vencedor de este duelo y de un lugar en la instancia grupal junto a Tigres y Atlas, que accedieron por haber sido segundo y tercer lugar de la tabla general, respectivamente, en el torneo local pasado.

América, actual campeón de la Liga MX evita los traslados hasta el hemisferio sur del continente y se involucra en la Liga de Campeones de la Concacaf, justa que las instituciones nacionales dominan desde hace una década y que ofrece una plaza para el Mundial de clubes sin tener que desempeñarse en un torneo de mayor exigencia como el de la Conmebol.

Este certamen no sólo representa una oportunidad de mostrar al mundo el nivel del futbol mexicano, sino que también puede aprovecharse para conseguir exposición internacional y acuerdos comerciales que se reflejen en la salud financiera de las entidades deportivas.

De acuerdo con Iván González, encargado de la programación de Fox Sports 3, la Copa Libertadores es un espectáculo redituable en México cuando se mantienen los representantes nacionales, e inclusive se puede contar con la colaboración de patrocinadores ajenos a los oficiales. “No es que sea una competencia exclusiva para Santander o Bridgestone. Sí está abierto y es variado”. González afirma que empresas como Grupo Modelo y Telmex han llegado a involucrarse.

El escaparate sudamericano es más aprovechado por las instituciones mexicanas para ver jugadores y no tanto para exponer a los propios a nivel internacional. Christian Chucho Benítez fue un elemento clave del Atlético Nacional de Ecuador en la temporada 2006 y en 2007 se mudó a Coahuila para formar parte de Santos Laguna. Otro elemento que aprovechó la justa fue Joffre Guerrón, quien logró el campeonato con la Liga Deportiva Universitaria de Quito en 2008 (mejor jugador de la Copa) y un mes después fue firmado por el Getafe de España. Ahora el delantero volverá a jugar en las canchas del cono sur con los Tigres.

Cada uno de los 32 conjuntos que estructuran la fase de grupos obtiene 300 mil dólares por cada partido de local que dispute, asegurando una ganancia de 900 mil, pase o no, a la instancia de eliminación directa. En los octavos de final las escuadras reciben 550 mil dólares, en los cuartos 650 mil, en las semifinales 700 mil, y en la final el campeón gana 2.3 millones y el derrotado obtiene un millón. El premio total para un club que participó desde la primera ronda puede ser de 5.35 mdd, mientras que el bono para uno que inició en la fase grupal lo reduce en 250 mil dólares.

Atlas, Tigres y Morelia deberán superar los problemas que implican los viajes largos hasta la región austral de América para dotarse de beneficios extra a los de la liga local y aspirar a ser los primeros invitados en ganar la justa.