AFTEROFFICE
deportes

Los Cachorros, la maldición de la cabra, la Ley de Murphy y la Serie Mundial

Un cantinero, una cabra, un vigilante y una novena de jugadores de pelota son los protagonistas de una de las 'maldiciones' más largas de la historia del deporte, que podría terminar esta noche. Conoce de dónde viene todo esto.
Redacción
02 noviembre 2016 17:24 Última actualización 02 noviembre 2016 19:55
Billy Goat y Murphy, a la entrada del Wrigleys Field, en Chicago, 1945. (Tomada de billygoattavern.com)

Billy Goat y Murphy, a la entrada del Wrigleys Field, en Chicago, 1945. (Tomada de billygoattavern.com)

Un cantinero, una cabra y un vigilante son los actores principales de esta historia que ha marcado por más de 70 años a un equipo que comenzó como uno de los más ganadores de la historia.

Los Cachorros de Chicago tienen este miércoles una de las citas más importantes en su historia, pues podrían acabar con una maldición que para esta noche suma ya 71 años, 26 días y contando: la 'maldición de la cabra'.

Apenas el martes derrotaron 9-3 a los Indios de Cleveland en el sexto juego de la Serie Mundial, con lo que forzaron el séptimo y definitivo duelo, que en caso de ganar, además pondría fin a una racha de 108 años sin título para la franquicia.

Pero, ¿de qué se trata esa maldición? Según la historia oficial de la taberna Billy Goat, todo comenzó, como todas las buenas historias, en una cantina. En 1934, un inmigrante griego compró la Lincoln Tavern en Chicago, Illinois, frente al estadio de beisbol, lo que le atrajo a cientos de fanáticos del deporte. En ese lugar, William 'Billy' Sianis comenzó a forjar esta historia de encuentros fortuitos.

Primero, adquirió el bar con un cheque que fue rechazado. Sin embargo, las ventas del primer fin de semana le ayudaron a pagar solventar su deuda.

Al tiempo, Sianis fue apodado 'Billy Goat' luego de que en una ocasión, una cabra cayó desde un camión de carga cerca de la taberna y entró a merodear. Entonces el cantinero decidió adoptarla, lo que le hizo acreedor del apodo y causó el cambio de nombre de la taberna a 'Billy Goat Tavern'.

1
 

 

Murphy (Tomada de billygoattavern.com)


Bueno, pero eso ¿qué tiene que ver con los Cachorros? Pues bien, hasta 1945, el equipo sumaba 16 apariciones en la Serie Mundial, aunque su último título había sido en 1908. Aún así, se mantenían como un cuadro fuerte y sólido en la MLB. 

Pero esa final de 1945 sería la última que disputaría la novena de Chicago hasta el mes pasado. La maldición de la cabra comenzó el 7 de octubre de ese año, cuando se jugaba el cuarto duelo de la Serie Mundial entre los Cachorros y los Tigres de Detroit. Los de Illinois iban con ventaja de 2 a 1, y estaban a dos duelos de hacerse de nuevo con un título.

'Billy Goat' había comprado dos boletos para asistir al duelo: el suyo y el de su fortuita mascota, llamada Murphy. Lo que sigue de la historia se vuelve turbio, pero la versión más homogénea va más o menos así:

Billy y Murphy llegaron al Wrigley Field, pero en la entrada, uno de los guardias le impidió el acceso. El argumento no está muy claro, pero aquí empiezan las alternativas: por un lado, el hedor de la cabra podría resultar incómodo para los demás asistentes; por el otro, estaba prohibido el acceso de animales al inmueble.

Hay otras versiones que afirman que Billy y Murphy sí habían entrado pero una vez en las gradas, los demás asistentes reprocharon el aroma de Murphy, por lo que tuvieron que salir.

Como sea, al salir del inmueble, fue que surgió la maldición de la cabra. Billy salió muy molesto del Wrigley y gritando: "Los Cachorros no van a ganar nunca más. Los Cachorros nunca ganarán una Serie Mundial mientras la cabra no sea admitida en el Wrigley Field". 

Esa noche, los Cachorros perdieron con los Tigres, y no sólo eso, sino que caerían en una racha que los llevaría a perder la serie. Luego Billy Goat envió un telegrama al entonces dueño del equipo, Phillip K. Wrigley con este mensaje: "¿Quién apesta ahora?".

Desde entonces, los Cachorros han seguido una serie de intentos por alcanzar el máximo título del beisbol en Estados Unidos, sin éxito.

Apenas el año pasado, en pleno año chino de la cabra, terminaron con la primera parte de la maldición, y alcanzaron la final de la serie de campeonato de la Liga Nacional, en la que enfrentaron a los Mets, pero de la que fueron barridos 4-0, dejando no sólo vigente la maldición de la cabra, sino también incumpliendo la profecía de la película Volver al Futuro, que pronosticaba que los Cachorros ganarían la Serie Mundial en 2015. Bueno, al menos estuvieron cerca.

Aquí puedes ver cómo viven en Chicago los aficionados a los Cachorros esta maldición: 


La 'Ley de Murphy' y otras extrañas coincidencias de los Cachorros

La novena de Chicago ha sido víctima no sólo de la maldición de la cabra, sino de otra serie de coincidencias y malos augurios.

Una de las más significativas coincidencias podría considerarse como la 'Ley de Murphy', pues este nombre está vinculado a la zozobra de los Cachorros, empezando por la mascota de Billy Goat.

Más allá de eso, está por ejemplo el dueño del equipo cuando consiguieron su último campeonato, en 1908: Charles Murphy

Una más: los Cachorros perdieron la final previo a la Serie Mundial de 1984 contra los Padres de San Diego, en el estadio Jack Murphy Stadium.

El año pasado, cuando incluso el cine jugaba del lado de los de Chicago, Daniel Murphy participó de la conservación de la maldición: bateó cuatro homeruns, uno en cada juego contra los Cachorros, con lo que contribuyó a evitar que accedieran a la Serie Mundial, y de paso se hizo con el reconocimiento al jugador más valioso de la serie final de la Liga Nacional.  

Otra de las coincidencias tiene su origen en el otro lado del mundo: si los Cachorros ganaran este miércoles, la maldición habría quedado en medio de dos años chinos de la cabra: el que concluyó en febrero de 1944 y el que acaba de terminar en febrero de este año.

Otra de las coincidencias que han sumado a la mala fortuna de los Cachorros es el paso de un gato negro junto al tercera base, Ron Santo, durante un juego contra los Mets.