AFTEROFFICE
CULTURAS

Los alterados rostros de Dalí, según Descharnes

La exposición "Dalí de Cadaquès", compuesta por más de 100 fotografías, fue curada y organizada por Nicolás Descharnes como un pequeño tributo a su padre fallecido el año pasado. Se exhibe en el lobby del Hotel Presidente Intercontinental de Polanco.
Myrna I. Martínez
26 mayo 2015 21:18 Última actualización 27 mayo 2015 5:0
La muestra se podrá apreciar en el lobby del Hotel Presidente Intercontinental de Polanco hasta el 20 de agosto. (Cortesía)

La muestra se podrá apreciar en el lobby del Hotel Presidente Intercontinental de Polanco hasta el 20 de agosto. (Cortesía)

El fotógrafo francés Robert P. Descharnes documentó durante 40 años la vida cotidiana y el entorno surrealista de su amigo Salvador Dalí. Descharnes tomó más de 60 mil fotografías, y gracias a este legado se conocen rasgos de la personalidad extravagante del pintor catalán y ayudó al entendimiento de su obra a partir de los paisajes rocosos de Port Lligat, pequeña localidad de Cadaquès, donde Dalí tenía su casa de verano.

La exposición Dalí de Cadaquès, compuesta por más de 100 fotografías, fue curada y organizada por Nicolás Descharnes como un pequeño tributo a su padre fallecido el año pasado. Esta muestra ha recorrido distintas ciudades de España y hasta el 20 de agosto se podrá apreciar en el lobby del Hotel Presidente Intercontinental de Polanco.

“Es muy interesante conocer la vida de Dalí y después ver cómo la plasma en sus pinturas y el poder reconocer el porqué de toda la simbología. Descharnes nos supo contar con fotografías la evolución del genio”, dice en entrevista Miquel Trafach, director de Safra Art y colaborador de Nicolás.

La exposición pone especial énfasis al pintor y su relación con el poblado pesquero Port Lligat, ubicado en el pirineo catalán. “Es importante analizar el entorno, es un parque natural que es completamente distinto al de otras zonas de Cataluña. El paisaje es surrealista, está formado de rocas que crean ilusiones ópticas, como si fuera tierra lunar. Esto se ve reflejado en varias pinturas de Dalí”, explica Trafach.

El Dalí cotidiano se disfrazaba, iba de pesca en su barca, asistía a alguna corrida de toros, tomaba el sol o portaba cuernos de rinoceronte en la frente o sombreros en forma de cisne. En algunas imágenes el pintor se ve con pulpos en la mano; explica Trafach que el catalán los tomaba del muelle que estaba ubicado frente a su casa y utilizaba su tinta para pintar.

Robert P. Descharnes y Dalí se conocieron en 1950, desde entonces entablaron una entrañable amistad. Al morir el pintor en 1989, su amigo se dedicó a estudiar y realizar los primeros catálogos razonados entorno a la obra de Dalí.

Los materiales expuesto en Dalí de Cadaquès son copias únicas de las fotografías del archivo Descharnes, y pueden adquirirse a través de la agencia de asesoría de arte All Around Art.