AFTEROFFICE
culturas

Los 50, en la lente de Héctor García

Hace 65 años que la Galería José María Velasco funciona en el corazón de Tepito. Para celebrar un aniversario más, exhibe la muestra "La dolce vita: Héctor García y la Ciudad de México a mediados del siglo XX", que reúne 54 imágenes del fotorreportero.
La galería José María Velasco celebra su 65 aniversario con una muestra fotográfica. (Cortesía)

La galería José María Velasco celebra su 65 aniversario con una muestra fotográfica. (Cortesía)

Hace 65 años que esta galería funciona en el corazón de Tepito. Es la única que sobrevive del programa Galerías Populares del INBA, creado por Fernando Gamboa a mediados del siglo pasado y gracias al cual se instalaron otras similares en colonias como la Guerrero.

Ubicado en la avenida Peralvillo, entre vecindades y comercios establecidos y ambulantes, cerca de la Parroquia de Santa Ana, el edificio donde se encuentra la Galería José María Velasco destaca por las intervenciones artísticas de su fachada, que cambian periódicamente. Su originaria vocación de llevar el arte a todos los públicos queda manifiesta en toda la estructura.

El recinto celebra su aniversario con la muestra La dolce vita: Héctor García y la Ciudad de México a mediados del siglo XX, que reúne 54 imágenes del fotorreportero, cuya vida tiene un paralelo con el protagonista de la cinta de Federico Fellini, de la que toma su título esta exposición. Como Marcello Rubini en el cine, García se apropió de las calles de una urbe en crecimiento que volvió su casa.

ACUDA
Qué: La dolce vita: Héctor García y la Ciudad de México a mediados
del siglo XX
Dónde: Galería José María Velasco, Peralvillo 55, Morelos
Horario: Martes a domingo, 10:00 a 18:00
Hasta el 20 de noviembre
Localidad: Entrada libre

“La vida de Héctor García, 20 años antes, es como la película de Fellini. Podía estar sacando la nota en La Merced de día y en la noche cubrir la visita de un embajador; tuvo acceso a esos mundos gracias a una personalidad que desarrolló desde pequeño, era muy extrovertido y eso le abrió todas las puertas”, narra Alfredo Matus, director de la galería.

“Llegó a hacer levantamiento de la emergente Ciudad Universitaria y de otros proyectos monumentales de los años 50”, añade sobre el fotógrafo fallecido en 2012, quien en esta misma galería exhibió, en 1975, su serie Siqueiros en la cárcel, de la que provienen las 10 imágenes que forman parte de esta muestra conmemorativa.

Montada en coordinación con la Fundación María y Héctor García, la exposición incluye piezas emblemáticas, de personajes anónimos y figuras, como María Félix, Frida Kahlo en su cama o Diego Rivera, cuando éste realizaba el famoso retrato de Silvia Pinal.

La visión de García es una “aproximación nostálgica”, dice Matus, a una época de la cual quedan resquicios en la mismas calles que retrató, tal como sucede con la ubicación de este recinto, flanqueado por el lado norte de Reforma y el gran mercado de Tepito.

“Es una ciudad que Héctor nos hizo conocer a pie. La fotografía no era un oficio, él estaba viviendo la vida como reportero, lo mismo en una cena exclusiva, con una actriz de moda, que presenciando una imagen que aparece en un barrio”, comenta.

“La intención era hacer una lectura de la época en la que la galería fue fundada, con un artista de ese tiempo, un testimonio de la vida en los años 50 y por qué se da la necesidad de fundar un espacio como éste, que lleve el arte a toda la gente”.