AFTEROFFICE
BUENA VIDA

Los 10 consejos para tener un corazón sano

La directora de capacitación y nutrición de Herbalife, Susan Bowerman, recomienda estos puntos para conservar este órgano en buen estado de salud. 
Redacción
19 febrero 2015 22:31 Última actualización 20 febrero 2015 5:0
Comer frutas y verduras es esencial para tener un corazón en buen estado. (Archivo)

Comer frutas y verduras es esencial para tener un corazón en buen estado. (Archivo)

Susan Bowerman, directora de capacitación en nutrición y dietista registrada de Herbalife, da una guía para cambiar sus hábitos nutricionales y mantener un corazón sano.

Vigilar su peso, mantener sus grasas totales y grasas saturadas en un nivel bajo, evitar el salero e incrementar el consumo de fibra soluble son algunas recomendaciones.

1 Consuma frutas, verduras, granos enteros y frijoles, ya que ofrecen vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.

2 Disfrute de las proteínas bajas en grasa o sin grasa: pechuga de pollo, cortes finos de carne roja, y vegetales como frijoles, lentejas y tofu.

3 Mantenga el consumo de grasa en niveles bajos, con sólo lo necesario para dar sabor a los alimentos.

4 Prefiera alimentos bajos en grasas como pescado, nueces, aguacate y aceite de oliva, pues son ricas fuentes de Omega-3. Los mariscos también deben estar en su menú.

5 Limite las grasas añadidas de pastas, salsas y alimentos fritos.

6 Elija carbohidratos saludables, que incluyen frutas, verduras y granos enteros. Aléjese de los alimentos con almidón procesado e ingiera ricos en fibra soluble -frijoles, papas dulces, fresas, ciruelas, el brócoli y las zanahorias- que ayudan a mantener niveles bajos de colesterol.

7 Considere aumentar su dieta con suplementos multivitamínicos o aceites Omega-3 de pescado.

8 Si piensa que las actividades como el yoga, la meditación y la respiración profunda no son para usted, considérelo otra vez. El manejo del estrés es una parte importante para la salud del corazón y puede reducir el riesgo de enfermedades.

9 El ejercicio regular de cualquier tipo no sólo ayuda a reducir el estrés, también mejora el flujo de sangre al corazón.

10 Un peso saludable reduce el riesgo de enfermedades del corazón, derrame cerebral, presión arterial alta y diabetes, además de tener un impacto positivo en la salud.