AFTEROFFICE
CULTURAS

Lluvia devela piedra
de sacrificios
en Tlalmanalco

La piedra de sacrificios llamada Telteotlyolotl fue descubierta bajo el  puente de Totoaque, en el municipio mexiquense de Tlalmanalco, por lo que antropólogos y arqueólogos solicitarán su rescate.
Eulalio Reyes / corresponsal 
08 julio 2014 14:45 Última actualización 08 julio 2014 16:59
Piedra de sacrificio de Tlamanalco.

La Roca de los Seis Sacrificios Humanos o Telteotlyolotl fue encontrada en el municipio de Tlamanalco. (Eulaio Reyes)

TLALMANALCO, Estado de México.-. Las fuertes lluvias que durante las últimas semanas se han precipitado en la zona de los volcanes, al oriente del Estado de México, no sólo refrescan el ambiente o inundan casas, en esta ocasión dejaron un regalo milenario y perturbador: La “Roca de los Seis Sacrificios Humanos”, o Telteotlyolotl.

La piedra de sacrificios de tres toneladas de peso del Posclásico Tardío, fue descubierta bajo el llamado puente de Totoaque en el municipio mexiquense de Tlalmanalco, por lo que antropólogos y arqueólogos solicitarán al Instituto Mexiquense de Cultura (IMC) y al Instituto Nacional de Antropología e Historia, (INAH) su rescate.

La antropóloga social, Gloria Arguelles Jiménez afirmó que en la roca tallada se aprecian los orificios redondos donde los antiguos sacerdotes depositaban los corazones de las personas sacrificadas en ceremonias prehispánicas.


“Es la única que se ha hallado de la época mesoamericana, tanto del norte, centro y Sudamérica: Ni el INAH tiene una gran piedra con los caracteres en donde colocaban seis corazones al mismo tiempo de los humanos ofrendados a las deidades precolombinos”.

El investigador arqueológico, Jaime Esteban Serrano Galicia, opinó que el descubrimiento fue gracias a las torrenciales lluvias que se precipitaron en esta demarcación mexiquense, ya que la Telteotlyolotl estuvo oculta al menos desde el siglo XVI, cuando los españoles conquistaron México Tenochtitlán.

“Los naturales no solamente escondieron la roca de sacrificios, sino muchos de los dioses que veneraban, y que en sus ceremonias sacrificaban esclavos cortándoles el pecho y arrancándoles el corazón.

“En breve nos coordinaremos con organizaciones culturales de la zona oriente, ya que ésta piedra, que al parecer es de la época Clásica temprana, no es única, la zona oriente siempre fue para los grupos precolombinos una tierra fértil donde realizaban ceremonias, es por eso que existe miles de piezas arqueológicas que necesitan un gran museo regional para exhibirlas.

El investigador especificó que sólo en la delegación de Cuijingo, municipio de Juchitepec, existen más de tres mil piezas arqueológicas que se encuentran embodegadas.