AFTEROFFICE
culturas

Lizt Alfonso Dance Cuba vuelve a México

La coreógrafa cubana Lizt Alfonso dirige una de las instituciones dancísticas más prestigiosas de la isla, y se presentará por tercera ocasión en México del 24 de septiembre al 3 de octubre.
Vivian Núñez / Corresponsal
13 septiembre 2015 21:36 Última actualización 14 septiembre 2015 5:0
Lizt Alfonso Dance Cuba se convirtió en la primera agrupación de danza cubana en realizar una temporada en Broadway. (Archivo)

Lizt Alfonso Dance Cuba se convirtió en la primera agrupación de danza cubana en realizar una temporada en Broadway. (Archivo)

LA HABANA.- Cuando Lizt Alfonso creó su compañía en 1991, los que tienen que ver con la cultura en Cuba pensaron que estaba loca. Veinticuatro años después, ella dirige una de las instituciones dancísticas más prestigiosas de la isla, que se presentará por tercera ocasión en México del 24 de septiembre al 3 de octubre.

“Nosotros surgimos solos, yo tenía la idea de hacer esto y lo hice a riesgo. Nosotros no fuimos creados por el Estado, como la mayoría de las compañías en Cuba; durante los primeros años me ponían muchos obstáculos y pensaron que la idea no iba a madurar, pero sucedió todo lo contrario”, aseguró en conversación con El Financiero.

“El hecho de haber nacido independientes nos dio una ventaja muy grande, y es que nadie nunca nos ha dicho qué es lo que tenemos que hacer, ni cómo lo vamos a hacer, ni a dónde vamos a ir”, señaló, si bien nueve años después la compañía formó parte del Consejo Nacional de las Artes Escénicas, del Ministerio cubano de Cultura.

Los espectáculos de Lizt Alfonso Dance Cuba, o como se le conoce en la isla, el Ballet de Lizt Alfonso, se caracterizan, además de por su originalidad, fuerza, sensibilidad y técnica, por la belleza y elegancia del vestuario.

Sobre cómo se financian esas superproducciones y, en general, el trabajo del grupo, Lizt Alfonso respondió: “parte y parte”. Explicó que el Estado cubano corre con algunos gastos de salarios, de mantenimiento de la sede, materiales para la confección de vestuarios, y la compañía, a través de patrocinadores y de coproducciones con agentes extranjeros, asume la mayoría de sus necesidades, manteniendo un nivel de confort muy por encima de la media cubana.

FUSIÓN, CUANDO NADIE HABLABA DE ELLO
Lizt Alfonso Dance Cuba
no es un grupo de baile español. Aunque hay taconeo, castañuelas y trajes de cola, también hay clave y contoneo de caderas propios de la rumba, y arabesque, fouetté y jeté. Está, como diría el Poeta Nacional de Cuba Nicolás Guillén, “todo mezclado”, de manera armoniosa y casi espontánea, aunque detrás hay muchas horas de ensayo.

Fueron de los primeros en la isla en fusionar varios estilos dancísticos y en rescatar y renovar el musical, un género que prácticamente se había perdido en Cuba.

Los espectáculos se mantienen vigentes y se incorporan a las giras. Así, en esta visita a Oaxaca, Lizt Alfonso Dance Cuba, invitada por la Fundación Alfredo Harp, presentará Alas, estrenado en 2006 y que es un canto a la espiritualidad. En Tijuana y Mexicali ofrecerá un programa titulado Bailando, en el que se incluye la emblemática coreografía Fuerza y compás.

Aunque en los últimos tiempos ha incorporado hombres, la compañía se distingue por estar integrada mayoritariamente por mujeres. “Quería impresionar también por esa vía al espectador, mantenerlo sentado en la punta de su butaca, asombrado, y creo que lo hemos logrado”, señaló.

En noviembre la compañía realizará una gira por Estados Unidos, país que ha visitado en siete ocasiones anteriores.

LIZT ALFONSO
(La Habana, 1967)
Bailarina, directora de compañía, coreógrafa y profesora. Por su trabajo con niños y jóvenes es Embajadora de Buena Voluntad de la Unicef.

De su mano, Lizt Alfonso Dance Cuba se convirtió en la primera agrupación de danza cubana en realizar una temporada en Broadway, en el New Victory Teather, a donde volverán en noviembre próximo. A un mapa del mundo que tiene en su oficina ya no le caben prácticamente las tachuelas para marcar los países visitados.