AFTEROFFICE
culturas

Lista, la cumbre cultural
del G-7

La primera reunión del Grupo de los siete países más desarrollados dedicada a la cultura se celebrará en Florencia, Italia, este miércoles y el viernes próximo.
Notimex
28 marzo 2017 22:0 Última actualización 29 marzo 2017 5:0
Palmira. El EI destruyó en 2016 la antigua ciudad siria, patrimonio de la humanidad. (Especial)

Palmira. El EI destruyó en 2016 la antigua ciudad siria, patrimonio de la humanidad. (Reuters)

Sin precedente, la primera reunión del Grupo de los siete países más desarrollados dedicada a la cultura se celebrará en Florencia, Italia, mañana y el viernes próximo.

“La posibilidad es la de acordar un documento común en el que los países del G-7 se comprometan en una serie de temas importantes como la tutela del patrimonio o la cultura como instrumento de diálogo entre los pueblos”, señaló ayer el ministro italiano de Bienes Culturales, Dario Franceschini.

Uno de los mayores intereses es la salvaguarda del patrimonio cultural, tras la destrucción de obras de arte en la ciudad siria de Palmira por parte de milicianos del Estado Islámico, lo que “que ha llevado a la creación de la fuerza especial italiana”, señaló. Recientemente, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la resolución italo francesa que prevé la presencia de una componente cultural en las misiones de paz.

La reunión, una iniciativa italiana, iniciará con el encuentro técnico La tutela del patrimonio cultural: reglas, prácticas y modelos formativos, con expertos de los 7 países, de la Unión Europea, de la Unesco, de la Interpol y de otros organismos italianos e internacionales. Después, los ministros de Cultura de los siete países sostendrán un cónclave a puerta cerrada.

En el encuentro estarán presentes los presidentes de la Fundación Bienal de Venecia, Paolo Baratta; del Centro Pompidou, Serge Levignes, y del Consejo Británico, Sir Ciaran Devan; los ministros culturales de Canadá, Francia, Alemania y Japón; el subsecretario estadunidense Bruce Wharton y el británico Karan Bradley, así como la secretaria general de la Unesco, Irina Bokova, y el comisario europeo de Cultura, Tibor Navracsis.