AFTEROFFICE
culturas

El macanudo Liniers

Ricardo L. Siri, caricaturista argentino mejor conocido como Liniers, siempre fue un chico solitario que encontró en el dibujo el lenguaje para conectar con el planeta. El artista visitó el país para presentar "Macanudo 4", editado en esta temporada por Sexto Piso.
Myrna I. Martínez
15 diciembre 2014 22:48 Última actualización 16 diciembre 2014 5:0
Desde hace 12 años publica su tira Macanudo en el diario argentino La Nación, donde convergen vastos universos con personajes ya entrañables. (Cortesía)

Desde hace 12 años publica su tira Macanudo en el diario argentino La Nación, donde convergen vastos universos con personajes ya entrañables. (Cortesía)

Liniers (Buenos Aires, 1973) , como se le conoce por su segundo nombre, siempre fue un chico solitario que encontró en el dibujo el lenguaje para conectar con el planeta. Por su timidez característica, nunca se esperó la reacción de una admiradora en México, que durante una presentación en el Lunario le lanzó su corpiño, como si fuera una estrella de rock.

Desde hace 12 años publica su tira Macanudo en el diario argentino La Nación, donde convergen vastos universos con personajes ya entrañables, y con distintas visiones del mundo que van de lo inocente e infantil, a la crítica a los adultos autómatas. El artista visitó el país para presentar Macanudo 4, editado en esta temporada por Sexto Piso.

___¿Qué novedades hay en este Macanudo?
___Hay una especie de ser orgánico que va creciendo, el más popular que tiene la tira ahora: es un monstruo azul imaginario llamado Olga y que sólo dice “Olga”. Pensé que sólo dibujaría seis tiras con este personaje porque creí que no se podía hacer mucho con un bicho que sólo dice “Olga”… ya he dibujado 200 tiras. El principio de esta aventura está en Macanudo 4.

1
Ricardo Siri Liniers 

En sus historietas convergen vastos universos con personajes ya entrañables, y con distintas visiones del mundo que van de lo inocente e infantil, a la crítica a los adultos autómatas.

Liniers

___¿Ha tenido monstruos imaginarios?
___Olga está medio basado en mis experiencias cuando era chiquito. Iba al colegio y me daban pánico los chicos gigantes, y me llevaba un muñequito de Han Solo,de La Guerra de las Galaxias, me lo ponía en el bolsillo con la cabecita afuera para que no se asfixiara, con él me sentía más envalentonado. Olga viene un poco de ahí.

___¿La relación con sus hijas le ha ayudado a mantener fresca a Enriqueta?
___Yo me acuerdo de mi infancia, mi lugar de seguridad era cuando estaba leyendo un libro, mis “poetas” favoritos eran Astérix, Mark Twain... Enriqueta hereda un poco de eso. Al principio trabajaba en mis personajes sobre los recuerdos de cómo era yo de chico, lo bueno es que ahora lo puedo ampliar a como son ellas. Trato de no dibujarlas mucho, pero hacen cosas tan raras y tan geniales que no lo puedo evitar.

___Usted se dibuja como un conejo en Las verdaderas aventuras de Liniers...
___Cuando uno está disfrazado está más dispuesto a hacer papelones. Descubrí que si me dibujaba como un conejo me daba menos vergüenza aparecer en la tira, me gusta el humor autorreferente.

___En sus tiras están marcados los universos del niño y del adulto...
___Hay algo en la infancia que me gusta, que no existe el cinismo ni esa duda de que las cosas pueden ser falsas. Si un chiquito va al cine con el papá a ver Jurassic Park, dice “qué buenos dinosaurios”, y el papá dice “que buenos efectos especiales”.

___Han dicho que sus dibujos tienen un fondo filosófico, ¿son así de complicados?
___Muchas veces hago preguntas, me gusta la gente que se hace preguntas y yo me hago muchas en Macanudo, y prefiero esos libros que los que se supone que vienen con respuestas.

___Su técnica es exclusivamente a mano, ¿qué opina de los moneros digitales?
___Me gusta cuando alguien usa la computadora como herramienta y no como atajo para trabajar más rápido, eso se nota y no está bueno. La computadora es una maravilla, el problema que tengo yo es que no soy muy bueno. Yo encontré la sutileza en la acuarela, en la tinta china y acrílicos.

___ ¿Se ha aburrido?
___Montón de veces, por eso lo odio; pero descubrí que es importante que los chicos se aburran. Ahora, el chiquito apenas se aburre y le dan un iPad para que no molesten. Yo cuando me aburría tenía que resolver por mí mismo qué hacer para divertirme y ahí aprendí a dibujar historietas y un montón de cosas.

___¿Cómo ha visto el desarrollo de las historietas en América Latina?
___Puse una editorial por eso, porque me gusta lo que está pasando. La narrativa está en el mejor momento, de mucha libertad. Antes era hacer chistes o aventuras y dentro de ese marco apareció gente genial, pero ahora los dibujantes podemos hacer realmente lo que queramos, hay libros sobre ADN, biografías de Fidel, el Holocausto, el calentamiento global, tenemos la libertad que siempre tuvieron los escritores.