AFTEROFFICE
DEPORTES
  

LeBron James y la falta de apoyo en la duela 

La estrella de la NBA, LeBron James, regresa a los Cavaliers de Cleveland sin mucho apoyo de sus compañeros, ya que a diferencia de antaño esta vez no hay grandes figuras que puedan acompañarlo. 
Nancy González
02 diciembre 2014 22:22 Última actualización 03 diciembre 2014 5:0
LeBron James

LeBron James, la estrella de Cleveland. (AP)

LeBron James regresó al equipo que lo vio crecer, los aficionados de los Cavaliers de Cleveland lo acogieron con entusiasmo y prefirieron no recordar la forma en la que dejó al conjunto para irse al Heat de Miami, donde fue campeón, pero le exigen que lleve al equipo al título. Eso va a estar difícil.

James pasó siete temporadas con los Cavaliers desde que fue elegido en el primer lugar del Draft de 2003, pero en 2010 se negó a renovar su contrato, decisión que hizo pública de forma sorpresiva y que muchos consideraron una traición.

En el Heat, The King tenía el soporte de otras dos estrellas: Chris Bosh, quien llegaba de Raptors de Toronto, y Dwyane Wade.

Si el primer año fue difícil, en los tres siguientes la colaboración fue perfecta. El trío funcionó a la perfección y llevó al equipo a los títulos en 2012 y 2013, con la coronación de LeBron como el Jugador Más Valioso en ambas ocasiones, pero sin negar la valiosa aportación de los otros dos.

Pese a los egos y la dificultad para conjuntar tres estilos diferentes de desempeño, la terna funcionó por la experiencia de los involucrados. Como veteranos supieron sacar lo mejor de sus cualidades para ponerlas al servicio del equipo, y aunque LeBron siempre apareció como la figura principal, el apoyo de dos tipos con tanta efectividad y liderazgo en la cancha fue vital.

Cuando LeBron James no salía en su mejor momento, la actuación de los otros dos apuntalaba al equipo, incluso en encuentros de serie final. Ahí radica el acierto de la directiva de Miami.

Ahora en Cleveland también hay dos figuras importantes, Kevin Love y Kyrie Irving, pero con menos experiencia y eso es una diferencia importante. En su primera etapa con este conjunto, James mostró que no podía echarse solo al equipo al hombro y se confirmó que juega mejor rodeado de talento como en el Heat, pero en la presente campaña vuelve a tomar un lugar como líder de dos hombres que en un futuro podrían ser estrellas, pero aún no llegan a eso.

Con 18 fechas y poco más de un mes de competencia, los Cavaliers aún no muestran gran fortaleza. Su marca es de 8-7 y aunque ocupan el tercer lugar de la División Central en la Conferencia del Este, han ganado los tres últimos partidos.

Queda mucho por ver de este nuevo equipo hasta el fin de la campaña en mayo próximo, pero la duda queda: ¿sus compañeros, más jóvenes e inexpertos que los anteriores serán suficiente ayuda para The King?