AFTEROFFICE
buena vida

Léase antes de abrir la boca

Dos especialistas en nutrición conjuntan sus conocimientos en un nuevo libro de comida: 'El poder del alimento. Cocina vital'. Lo importante -dicen- es consumir productos naturales y de forma más cercana a su origen.
Rosario Reyes
04 julio 2017 22:56 Última actualización 05 julio 2017 5:0
Cocina vital

Cocina vital

Recuperar el control de lo que se come y regresar a lo que la naturaleza ofrece es, además de posible, delicioso. La cocina vital es consumir productos naturales y de forma más cercana a su origen. De acuerdo con la española Aliwalú Caparrós, existe una dieta tan sencilla como ajustar su gusto a los alimentos de temporada.

La chef y health coach se une al médico colombiano Boris Chamás, autor del libro El poder del alimento, para una segunda entrega, en la que invitan al lector a poner manos a la obra en pro de una buena nutrición.

Desde el tipo de utensilios que se debe tener en la cocina hasta cómo surtir la despensa, con qué ingredientes, cómo cortarlos, cocinarlos o fermentarlos, el recetario es muy práctico, con platillos clasificados en tres grupos: muy alta, alta y baja vitalidad nutricional. Así, el lector sabrá cuáles de esos alimentos sugeridos son los más valiosos.

Además de las más de 100 opciones, incluye una serie de tablas que ilustran gráficamente los hábitos recomendables -con bases científicas- en listados de valores como “reduce o elimina”, cierto tipo de alimentos, así como aquellos que idealmente deberían estar presentes en la dieta diaria.

El poder del alimento. Cocina vital
Autores: Boris Chamás y Aliwalú Caparrós
Año: 2017
Editorial: Grijalbo
Precio: 399 pesos

“Podemos asegurar que todas las personas han seguido las recetas sin dificultad son elaboraciones muy sencillas de muy poco tiempo. La gran mayoría de los ingredientes son de muy fácil consecución, también en México”, asegura Chamás.

Gracias a sus investigaciones, ambos expertos coinciden en que el Plato del Buen Comer está reevaluado completamente y con esa información han creado sus propuestas. “Hoy sabemos que tenemos que comer mucho menos proteínas animales, incluso ninguna, poblar más los platos de vegetales, de cereales, de fruta, algas que cada vez se conocen más, hongos, nueces, amaranto, una gran cantidad de legumbres”, agrega.

Los autores recomiendan el consumo de alimento crudo, que conserva todas sus propiedades y las enzimas que se destruyen en la cocción, pero no ingerirlo únicamente así.

“Es muy difícil comer sólo crudo, yo no creo que sea una necesidad. Para el público en general lo que aconsejo es que por lo menos una parte de la alimentación sea así, otra parte cocida y que cada cuerpo, cada persona vaya valorando qué le va bien; a algunos digerir crudo les cuesta mucho, hay que ir viendo cuál es el balance ideal”, destaca el doctor.

Cualquier organismo, de cualquier edad o condición de salud, será beneficiado al beber un jugo verde para comenzar su día. Un licuado en el cual predominen las hojas verdes, como espinaca, lechuga y acelgas, mezclado con una fruta.

“Lo que es bueno para el adulto, lo es para el niño. Sin embargo, para los chicos a veces es más difícil entrar con alimentación sana, pero si al licuado verde le añade algo de cacao crudo, le puede resultar muy agradable”, concluye el autor, que ya trabaja en un nuevo recetario, dedicado precisamente a los pequeños de la casa.