AFTEROFFICE
CULTURAS

Latinoamericanos protagonizarán subasta millonaria en NY

Obras de pintores latinoamericanos como Roberto Matta, Joaquín Torres-García y Rufino Tamayo serán subastadas este miércoles en Nueva York por la casa Sotheby's. Se estima que la obra más cara se venda en hasta 3.5 millones de dólares.
AP
27 mayo 2014 19:23 Última actualización 27 mayo 2014 19:29
Roberto Matta

"Morphologie Psychologique" de Roberto Matta se subastará en más de 3 mdd. (AP)

La pintura del chileno Roberto Matta "Morphologie Psychologique" encabeza la subasta de arte latinoamericano de Sotheby's, que espera venderla este miércoles en Nueva York hasta en 3.5 millones de dólares.

Se trata de un colorido óleo de 73 por 91.2 centímetros (29 por 36 pulgadas) que data del "periodo crucial de 1938-1939 en el que el artista amplió el legado de miembros más antiguos del grupo surrealista como Yves Tanguy, Joan Miró y Max Ernst para crear obras visionarias a través del movimiento inconsciente del lápiz o el pincel", refirió la casa de subastas en un comunicado.

Sotheby's también ofrece valiosas obras de Rufino Tamayo, Joaquín Torres-García, Jesús Rafael Soto y Emilio Pettoruti. 

De Tamayo destacan los óleos "El muchacho del violón" (1990) y "Hombre perseguido" (1956), con precios estimados de entre 800 mil y 1.2 millones de dólares.

El constructivismo de Torres-García está presente con "Grafismo infinito" (1937), que la rematadora anticipa vender entre 600 mil y 800 mil dólares. El cinetismo de Soto con "Escritura Anne" (1966) está valuado con un precio estimado de entre 500 mil y 700 mil dólares.

"El muchacho del violón" es una de las últimas obras realizadas por Rufino Tamayo durante su extensa trayectoria.
La composición brillantemente efectiva de un triángulo creado con el cuello, extremo final y arco del violín, aunado al fondo abstracto de franjas horizontales como los de una bandera, es un poderoso testimonio del perfecto control que el artista tuvo de su arte al final de su carrera.

La casa destacó la pieza de Soto como un raro ejemplo de su temprana serie Escrituras, en la que cartas de alambre se suspenden frente a cuerdas de nylon creando "uno de los efectos más míticos y sugestivos" en la obra del venezolano.