AFTEROFFICE
deportes

Las ventajas de un buen récord ilusionan a los Hawks de Atlanta

Con un registro de 50 victorias y 13 derrotas, los Hawks de Atlanta (antes de su partido de ayer ante los Nuggets de Denver) pueden presumir que son el primer equipo de la NBA en asegurar su boleto a los playoffs, a falta de 18 partidos y un mes completo para finalizar la temporada regular. Aunque esto no garantiza el título.
Ma. del Refugio Melchor S.
11 marzo 2015 21:36 Última actualización 12 marzo 2015 5:0
En Atlanta ha destacado Paul Millsap, quien encabeza al grupo con un promedio de 16.9 puntos por partido y ocho rebotes. (AP)

En Atlanta ha destacado Paul Millsap, quien encabeza al grupo con un promedio de 16.9 puntos por partido y ocho rebotes. (AP)

Con un registro de 50 victorias y 13 derrotas, los Hawks de Atlanta (antes de su partido de ayer ante los Nuggets de Denver) pueden presumir que son el primer equipo de la NBA en asegurar su boleto a los playoffs, a falta de 18 partidos y un mes completo para finalizar la temporada regular.

Calificar anticipadamente no garantiza el título, pero sí da la ventaja de recuperar a jugadores lesionados, mover la banca y, sobre todo, buscar los triunfos que permitan librar las primeras rondas de la postemporada ante rivales de menor calidad.

Ése fue el camino que siguieron para coronarse los Bulls de Chicago de Michael Jordan en las campañas 1992, 1996 y 1997. Dominar de punta a punta en la NBA otorgó al equipo la ventaja psicológica para dominar a sus rivales en las rondas finales. Ese equipo tuvo campañas con 72, 69 y 67 victorias.

Otras dinastías como las de los Celtics de Boston y los Lakers de Los Ángeles también contaron con quintetas que arrasaron en la temporada regular y mantuvieron ese dominio en las rondas de enfrentamientos directos. Con más de 65 triunfos por temporada no tuvieron oposición en los playoffs.

Eso es lo que intentarán emular los Hawks de Atlanta, que lograron reponerse de un inicio decepcionante. Comenzaron la campaña con tres derrotas en sus cuatro primeros partidos, pero tuvieron un repunte tan pronto arrancó el 2015.

El equipo dirigido por el coach de segundo año Mike Budenholzer (viejo discípulo de Gregg Popovich) se caracteriza por un estilo de juego rápido y bien armado. Tanto ha llamado la atención que su entrenador tuvo la distinción de dirigir al equipo de la Conferencia Este en el Juego de Estrellas y muchos lo colocan como fuerte candidato a ganar el título del mejor entrenador.

Los de Georgia finalizaron el mes de enero con una marca perfecta de 17 triunfos y cero derrotas. En total ligaron 19 victorias para imponer una nueva marca de la franquicia fundada en 1946.

Con esa inercia, Atlanta sólo necesitó 60 partidos para clasificarse a la postemporada; aún le restan 18 juegos por disputar y en teoría no tendrá problemas para superar el mejor récord de la franquicia, de 57 triunfos y 25 derrotas que consiguió en la temporada 1993-94.

Por el momento el único trofeo de campeón que ostenta en sus vitrinas es el que consumó en el lejano 1958, cuando venció en seis juegos a los Celtics de Boston.

Todo equipo que aspira al título debe contar con una figura que con su liderazgo y habilidad especial empuje al resto de sus compañeros. En Atlanta ha destacado Paul Millsap, quien encabeza al grupo con un promedio de 16.9 puntos por partido y ocho rebotes. Otros jugadores destacados son Kyle Korver, quien tiene una efectividad de 90 por ciento en sus tiros libres, y Al Orford, quien acierta el 54.2 por ciento de sus intentos al aro.