AFTEROFFICE
deportes

Las principales virtudes de Luis Suárez para impulsar al Barcelona

La movilidad es una de las virtudes del uruguayo que normalmente genera los espacios para el compañero. Aunque siempre tenga la mano levantada para culminar las jugadas, es un delantero generoso que cede remates a los otros dos cracks que como él, buscan hacer daño al rival: Lionel Messi y Neymar.
Domingo Aguilar Mendiola
08 marzo 2015 21:35 Última actualización 09 marzo 2015 5:0
El uruguayo de 28 años ha celebrado con vehemencia cada una de las 277 veces que ha logrado que el balón se guarde en las redes. (Reuters)

El uruguayo de 28 años ha celebrado con vehemencia cada una de las 277 veces que ha logrado que el balón se guarde en las redes. (Reuters)

Luis Suárez sólo necesitó cinco minutos para darle la bienvenida al Rayo Vallecano al Camp Nou, y también fue el encargado de despedirlos al 91’ en la goleada por 6-1. La movilidad es una de las virtudes del uruguayo que normalmente genera los espacios para el compañero. Aunque siempre tenga la mano levantada para culminar las jugadas, es un delantero generoso que cede remates a los otros dos cracks que como él, buscan hacer daño al rival: Lionel Messi y Neymar.

En el Barcelona, el charrúa se ha convertido en el mejor pasador del gol de este año futbolístico, detrás de Lionel Messi, quien ayer celebró su hat-trick número 24 en la Liga (el máximo en la historia). El romperredes celeste suma 10 asistencias en Champions, Liga y Copa, y ayer estuvo involucrado en dos de los goles de su compañero sudamericano. Suárez recibió la falta en el área que el rosarino convirtió de penal y menos de 10 minutos después, el subcampeón del mundo aprovechó un rebote del portero forzado por un remate del número 9.

El club catalán presume más tantos que nadie en la Liga: 76, de las cuales 30 tienen la rúbrica de Messi, 17 de Neymar y siete la de Suárez.
El ex jugador del Liverpool también ya festejó en la justa de campeones de Europa (cuatro anotaciones) así como en la Copa del Rey (dos tantos). El hombre de 28 años ha celebrado con vehemencia cada una de las 277 veces que ha logrado que el balón se guarde en las redes; sin embargo, hubo un punto de su vida en el que la élite parecía lejana.

El cuarto de siete hermanos detestó cambiar Salto por Montevideo, pero se adaptó, así como se adaptó a olvidarse de jugar descalzo en el pasto y a la separación de sus padres, que lo convirtió, según sus palabras, en un rebelde. Jugaba en el séptimo equipo de Nacional y Daniel Enríquez (coordinador de los equipos juveniles) lo quiso cortar del club. Wilson Pírez convenció a Enríquez de no sacar a Suárez y el joven de 14 años respondió con compromiso.

Luego llegó Sofía Balbi, quien se hizo su novia cuando él tenía 15 y ella 12. Luis estaba contento, lo cual se reflejaba en la portería: anotó 63 goles en un año y el récord juvenil era de 64. La situación del joven mejoraba, pero Sofía se mudó a España con su familia. La comunicación por Internet no era suficiente y Suárez decidió entrenar y concentrarse por completo en el futbol para que un equipo europeo lo fichara. Se integró al primer equipo de Nacional, comenzaron los duelos en otros continentes y cuando el ariete cumplió 19 años, el FC Groningen lo reunió con Sofía, su esposa desde 2009.

Esa rebeldía de sus primeros años ha tenido reapariciones dentro del campo que le han costado sanciones ejemplares. Cuando jugaba en el Liverpool, Patrice Evra del Manchester United acusó al charrúa de decirle “yo no hablo con negros” y fue obligado a pagar una multa de 40 mil euros. Después, en la Copa del Mundo de Brasil mordió a Girgio Chiellini y la FIFA le prohibió vestir la playera de la Selección uruguaya, además de impedirle acercarse a cualquier actividad relacionada con el balompié durante cuatro meses.

El sudamericano apeló la decisión y el castigo se redujo. Diez días antes de hacer su debut con el Barcelona, recibió la Bota de Oro por sus 31 dianas con los Reds. El inicio en Cataluña auguraba un buen camino a pesar de las sanciones, y tanto la calidad como las ganas de redimirse del uruguayo, parecen hacer que poco a poco sea indispensable en el club azulgrana.