AFTEROFFICE
DEPORTES

Las mejores alas de los Cargadores

Dos de las mejores cerradas de la historia han estado con los Cargadores: Antonio Gates el presente, y Kellen Winslow el pasado.
Alfonso Mancilla
21 septiembre 2017 23:11 Última actualización 22 septiembre 2017 5:0
Cargadores

(Alejandro Gómez)

A pesar de no presumir títulos en la NFL, los Cargadores, hoy de Los Ángeles, tienen la fortuna de haber contado con jugadores legendarios en sus filas.

En específico, la franquicia, hasta el año pasado de San Diego, ha contado con dos de los alas cerradas más importantes en la historia de la NFL: Kellen Winslow y Antonio Gates.

Gates se convirtió en el arranque de la actual temporada en líder histórico en recepciones de touchdown para jugadores de esa posición, asegurando su lugar entre los inmortales no sólo del equipo, sino en el Salón de la Fama de Canton.

Winslow fue un grandioso elemento que jugó para los Cargadores entre 1979 y 1987, años en los que conformó un poderoso ataque al lado del quarterback Dan Fouts y los receptores Charlie Joiner y John Jefferson. La coincidencia de posiciones lleva a que se compare el desempeño de ambos.

En primera instancia parecería que las cifras de Gates dominan ampliamente la referencia directa, pues totaliza prácticamente el doble de yardas totales por recepción (11 mil 220 por 6 mil 741 de Winslow) y touchdowns (112 por 45).

Además, pese a que Winslow contó con Fouts como su quarterback, famoso por su gran habilidad pasadora, la dupla que Gates ha integrado recientemente con Philip Rivers acumula 85 pases de anotación, un máximo en la historia de la NFL.

Sin embargo, se nota que Winslow tuvo sus dos mejores temporadas en 1980 y 1981, cuando totalizó más de 2 mil yardas y 19 touchdowns.
Estas cifras son superiores a las dos mejores campañas de Gates, entre 2010 y 2011 , en las que sólo llegó a mil 400 yardas por recepción y 17 anotaciones.

Las lesiones afectaron a Gates en este lapso, ya que participó únicamente en 23 de 32 juegos posibles en esas temporadas, mientras que Winslow jugó en los 32 encuentros posibles. Ambos grandes figuras que también tienen en común que pese a su excelencia, no alcanzaron la gloria colectiva de ganar un Super Bowl con los Cargadores.