AFTEROFFICE
buena vidA

Las mamás de los 'top chefs' les preparaban esto

Todos guardan en la memoria experiencias que los han acompañado en su camino al éxito. Basta con referirlas para que les aflore una sonrisa ¿Qué comían de pequeños?, ¿qué les cocinaba su madre?, ¿qué les enseñó? Ellos comparten.
Lizbeth Hernández
09 mayo 2017 21:59 Última actualización 10 mayo 2017 5:0
(Especial)

Top chefs. (Especial)

Estos chefs guardan en la memoria experiencias que los han acompañado en su camino al éxito. Basta con referirlas para que les aflore una sonrisa ¿Qué comían de pequeños?, ¿qué les cocinaba su madre?, ¿qué les enseñó? Ellos comparten.

DANIEL HUMM 
(Nueva York, EU), restaurante Eleven Madison Park

De origen suizo, llegó para capacitarse en las cocinas estadounidenses y se quedó para triunfar. De su madre, Brigitte, a quien considera una gran cocinera, siguió los consejos que, reconoce, le han llevado a la cima.

"En los días de lluvia, la lechuga fresca de la granja estaba un poco sucia, de niño no entendía por qué la tenía que lavar cinco o seis veces. Ella decía: Lo sabrás y comprenderás la diferencia. Hoy aprecio más esas enseñanzas”, comenta en una entrevista al portal culinario Open Table.

MASSIMO BOTTURA
(Módena, Italia). restaurante Osteria Francescana
El propietario del mejor restaurante de Europa es italiano. De niño competía con sus hermanos para saborear el último bocado de fagioli, cuyos ingredientes principales son pasta y alubias.

"Mi madre siempre fue una gran inspiración. Fue mi maestra y quien me alentaba”, dice sobre Maria Luigia Berdoni. El chef recuerda que tanto él como sus hermanos, Andrea y Paolo, comían de prisa, casi sin saborear. “Provengo de una familia de grandes cocineras, mi abuela hacía un tortellini con parmesano, prosciutto, mortadela y nuez moscada, insuperable”, asegura.

JOAN ROCA
(Girona, España), restaurante: El Celler de Can Roca
La influencia de Montserrat Fontané, madre de los hermanos Roca, es innegable. Además de guiarlos, se ha negado a subir los precios del menú después de que Joan (cocinero), Josep (sommelier) y Jordi (pastelero), conquistaron sus laureles.

"Todos los días los tres comemos en el restaurante de nuestros padres (al lado del suyo), junto a mi madre, en la mesa de la cocina”. Ese, admite, es el mejor antídoto para no caer en la tentación de creerse insuperable. “Manitas de cerdo con nabo, canelones... me encanta su sazón. Lo que mejor le sale es la escudella i carn d´olla (cocido catalán)”.

MARTHA ORTIZ
“Mi madre nos cocinó la valentía y el arrojo. El ser guerreras, el ser capaces, el ser mujeres de cara al mundo. El mejor legado de cualquier receta es aprender a cocinar tu propia vida”.

GUILLERMO G. BERISTAIN
“Mi mamá cocinaba todos los días. Viví cerca del mar y tengo muy buenos recuerdos de ir de pesca los fines de semana por mejillones
y langosta. Después yo ayudaba a cocinarlos. Aprendí mucho de ella”.

JUANTXO SÁNCHEZ
“Me crié con mi abuela hasta los ocho años. Era una gran cocinera de origen alicantino. Recuerdo su arroz caldoso con pescados, mariscos y carne. Gracias a ella valoro los platos tradicionales y la cocina al carbón”.

MIKEL ALONSO
“La cocina está hecha de momentos. Mi madre me enseñó la técnica del guiso, que resume la gastronomía. Es la generosidad y el compartir, siempre lo comen varios”.