AFTEROFFICE
CULTURAS

Las 10 grandes groserías de los Premios Oscar

Como todos los premios, los Oscar suelen ser caprichosos y equívocos. Éstas son las diez grandes faltas de respeto de la Academia a directores, actores o filmes. Como botón de muestra, Alfred Hitchcok nunca ganó una estatuilla.
Myrna Martínez
21 febrero 2015 18:24 Última actualización 21 febrero 2015 18:27
Alfred Hitchcok nunca ganó una estatuilla. (Archivo)

Alfred Hitchcok nunca ganó una estatuilla. (Archivo)

La entrega de los Premios Oscar siempre ha estado rodeada de polémica al tener en su historia una significativa lista de omisiones y de galardones absurdamente entregados.

Las 6 mil personas, representantes de 17 gremios de la industria, que integran la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, son amantes de los dramones, las cintas de esclavos o del Holocausto, y veneran más las transformaciones físicas de los actores que el trabajo actoral.

La actriz Kate Winslet, durante su participación en un capítulo de la serie británica Extras de 2005, aparece en un set ficticio vestida de monja y con ironía dice que está rodando una historia sobre el Holocausto para ver si así ganaba un Oscar. Cuatro años después se llevó su primer premio de la Academia con The Reader, donde interpreta a una ex agente de la SS.

Enumeramos 10 momentos imperdonables del Oscar.

1.- Ciudadano Kane

La mejor película estadounidense de la historia según la AFI (American Film Institute), no se llevó el premio a mejor película en la entrega de 1942, y de nueve nominaciones sólo se llevó la de guión por el trabajo de Orson Welles.

2.- Alfred Hitchcok

El director británico estuvo nominado en cinco ocasiones a mejor director y nunca se lo llevó, ni por Psicosis o La venta indiscreta. En 1960 le fue entregado el Oscar por trayectoria.

3.- Martin Scorsese

El neoyorquino fue nominado cinco veces a mejor director antes de ser premiado por Los Infiltrados en 2006. Al parecer los miembros de la Academia se emocionaron más con uno de sus trabajos menores al clásico del boxeo Toro Salvaje.

4.- Shakespeare enamorado

En 1999 realmente perdimos a los de la Academia. Esta especie de chick flick histórico y meloso está muy lejos de ser considerado una gran película.

5.- Bill Murray

La cara desencajada de Bill Murray durante la ceremonia de 2006 es todavía memorable. Había realizado la mejor actuación de su vida en Perdidos en Tokio y la Academia prefirió dárselo a Sean Penn por río Místico, cinta que distaba mucho de ser una de sus mejores.

6.- Leonardo Di Caprio

Desde el berrinche realizado por un inmaduro DiCaprio cuando no fue nominado por Titanic, la Academia lo ha ignorado, y seguramente lo seguirá haciendo, a pesar de que el actor se ha reivindicado con grandes filmes.


7.- Raul Julia


El gran insulto de los Oscar fue no haber ni siquiera nominado al puertorriqueño por su actuación en El beso de la mujer araña de 1985. El actor falleció a los 54 años sin haber conseguido ni una nominación a estos premios.

8.- Stanley Kubrick

La única estatuilla dorada otorgada al neoyorquino fue por los efectos especiales de 2001: Una odisea del espacio. En los premios fue desdeñado su trabajo como director por Dr. Strangelove (1964), 2001: Una odisea del (1968), Naranja Mecánica (1971) y Barry Lyndon (1975).

9.- Cecil B. DeMille

Si el gran pionero y transformador de la industria del cine no ganó nunca el premio a mejor director, qué credibilidad pueden tener los Oscar. DeMille dirigió más de 70 películas de 1914 a 1956.

10.- Chicago

¿El musical de Rob Marshall en verdad es mejor que El Pianista, Las Horas y Pandillas de Nueva York? Pues para los integrantes de la Academia así fue en la entrega de 2003, una de sus ediciones más polémicas.