AFTEROFFICE
buena vida

Lacoste cambió la forma de vestir dentro y fuera de una cancha de tenis

La historia de la firma francesa nació de algo tan simple como una apuesta. En 1925, René Lacoste caminaba por las calles de Boston cuando quedó prendado de un maletín de cocodrilo que presidía un escaparate.
Ruth Martín
18 marzo 2014 0:0 Última actualización 18 marzo 2014 5:0
La creación de Malafacha llegará a las boutiques Lacoste del país el próximo verano.

La creación de Malafacha llegará a las boutiques Lacoste del país el próximo verano.

Quizás René Lacoste no revolucionó el tenis, pero sí la forma de vestir dentro y fuera de la cancha, al crear en 1933 una alianza entre moda y deporte que 80 años después, sigue vigente.

La historia de la firma francesa nació de algo tan simple como una apuesta. En 1925, René Lacoste caminaba por las calles de Boston cuando quedó prendado de un maletín de cocodrilo que presidía un escaparate. El capitán francés de Copa Davis, Allan H. Muhr, aprovechó el momento para prometer a Lacoste que si ganaba el siguiente partido, le regalaría ese objeto preciado.

El ganador de siete trofeos de Grand Slam no consiguió esa victoria, pero sí nació una leyenda apoyada por un artículo publicado en el Boston Evening, que se refería al tenista francés como “el Cocodrilo”, metáfora también de la tenacidad que el deportista mostraba en la cancha para no dejar escapar a sus presas. El tenista creció la leyenda y mandó bordar en la chamarra de su uniforme el cocodrilo que dibujó para él su amigo Robert George.

Quién iba a pensar en la década de los 30 que aquel ligero y cómodo petit piqué de manga corta que lució en la cancha en sustitución de la clásica camisa de manga larga almidonada, no sólo rompería esquemas en el mundo del deporte; también se convertiría en una de las piezas icónicas del armario masculino: la camisa polo se pinta de Malafacha.

Atemporal como pocas, pasados 80 años desde su nacimiento, la polo L1212 suma una nueva celebración a su aniversario y esta vez lo hace en México. Con el fin de apoyar al talento creativo mexicano, la casa francesa y Compra Moda Nacional (plataforma enfocada a impulsar la industria de la moda en México) propusieron a 21 diseñadores crear un modelo de la polo que plasmara los valores de la marca: autenticidad, elegancia, alegría de vivir y audacia.

Entre los participantes de este concurso realizado por Internet, se encuentran diseñadores y firmas de renombre en el país, entre ellos Macario Jiménez, José María Torre, Mauricio Serrano, Lorena Saravia, Gustavo Helguera y, los ganadores, Francisco Saldaña y Víctor Hernal de Malafacha. Las 21 creaciones se subastaron el 12 de marzo y las ganancias fueron donadas a la Fundación Lorena Ochoa.

La creación de Malafacha llegará a las boutiques Lacoste del país el próximo verano. La edición limitada se inspira en la V de la Victoria que adorna en cuatricomia una polo clásica color blanco. Si el objetivo de Compra Moda Nacional, fundada por Juanchi Torre, es que “los mexicanos se vistan de México”, Malafacha ha conseguido que Lacoste lo haga.

La marca francesa celebra también 80 años inmersa en una estrategia de equiparar precios en todos sus mercados. Una iniciativa que, como reconoce Lacoste México, promueve la compra local en el país, donde ya se pueden encontrar en sus tiendas las colecciones con los mismos precios que en Europa o Estados Unidos.