AFTEROFFICE
DEPORTES

La vela, una disciplina poco conocida que domina el viento

Existen diferentes centros de práctica en el país para surcar ríos, lagos y mares. Entre los destinos más conocidos se encuentran 
Vallarta, Acapulco, Valle de Bravo y Cancún, donde podrás aprender a navegar sin necesidad de ser un experto.
Domingo Aguilar
01 abril 2014 22:51 Última actualización 02 abril 2014 5:0
Etiquetas
Existen veleros que requieren de mucha fuerza y una técnica compleja. (Tomada de Facebook de la Federación Mexicana de Vela)

Existen veleros que requieren de mucha fuerza y una técnica compleja. (Tomada de Facebook de la Federación Mexicana de Vela)

Manipular el viento y deslizarse sobre el agua a casi 50 kilómetros por hora, sin necesidad de un motor, no es algo imposible cuando alguien se sube a un velero.

“Velear es relativamente sencillo, hay diferentes tipos de velero, dependiendo del tamaño físico de cada persona y sí se necesita un poquito de condición, pero no es obligatoria”, explicó Jorge Murrieta, practicante del deporte y dueño de la empresa Velerisa, la cual se dedica a la fabricación y venta de este tipo de embarcaciones.

Los veleros que se usan en el mar son de mayor tamaño, requieren de una tripulación, así como de una logística más detallada para su navegación, mientras que los que se pueden utilizar tanto en lagos como en ríos, se subdividen en las siguientes categorías: de quilla fija (J24, Santana 20, McGregor); de orza abatible (Láser, Sunfish, 470, Flying Tern, Optimist, Snipe); tabla velas (windsurf, kitesurf); Catamaranes(Hobie Cat) y Skiffs (como el 49er). Todos estos sólo necesitan de la destreza de uno o dos navegantes.

“velear

Sin embargo, hay unos que requieren más fuerza y astucia.

“El 49er es un velero sumamente físico y de equilibrio; no me metería a uno de esos ni a pasear, porque me voltearía. Yo que ya estoy un poco mayor, veleo un J24 o un Santana 20, que no se voltean y son más adecuados para mi nivel; el windsurf y kitesurf son más bien para gente joven”, afirmó Murrieta.

Hay naves con niveles de complejidad de manejo muy alto, pero también existen unas con las que se puede tener una primera aproximación, como las de quilla fija y el Optimist, modelo utilizado principalmente para enseñarle a niños.

La embarcación necesaria para practicar este deporte requiere una inversión de entre 10 y 15 mil pesos por un velero tipo Láser muy sencillo, o 10 mil en un windsurf usado, además de un chaleco salvavidas que se encuentra desde 200 pesos. La transportación puede dejar de ser un problema pues “en Valle de Bravo hay marinas y ya no tiene uno que ir acarreando el barco. Se cobran desde 200 o 300 pesos mensuales por la estancia de uno de estos veleros. De ahí en fuera el mantenimiento es mínimo, son de fibra de vidrio y duran muchísimo; las velas que son de dacron aguantan bastante, las partes de madera necesitarán un poco de barniz cada cinco años y las poleas y mordazas no se rompen fácilmente”, destacó Murrieta.

A las carreras entre estos navíos se les conoce como regatas y en México se celebran varias al año, en las que cualquier persona se puede inscribir. Los centros de práctica de vela más importantes del país son Vallarta, Acapulco, Valle de Bravo, Nuevo Vallarta, Cancún, Mérida, así como Veracruz, último puerto donde se celebrarán los Juegos Centroamericanos y del Caribe, del 14 al 30 de noviembre.

Jorge Xavier Murrieta, quien fue velerista y participó en una regata entre Los Ángeles y Hawaii bajo la bandera mexicana, señaló que la práctica de alto rendimiento “requiere una preparación física bastante importante; es muy físico y mucho de logística; tienes que estar transportando tu velero a las competencias, estarlo ajustando y arreglando”.

La vela no goza de las facilidades de práctica de otros deportes, no obstante en Valle de Bravo ofrecen acercarla a la gente, incluso sin la necesidad de un velero, sino ganas de navegar para incluirse a una tripulación y comenzar a aprender.