AFTEROFFICE
culturas

La Unión se mantiene en la literatura

Los fundadores de La Unión forman parte de la cultura del ocio que nació en el posfranquismo español. La banda regresa a México para presentarse el 27 y 28 de noviembre en el Teatro de la Ciudad con la producción "Hip.Gnosis".
Rosario Reyes
22 noviembre 2015 19:6 Última actualización 23 noviembre 2015 5:0
“Somos unos rockstars que hemos tenido la suerte de nacer en un mundo que era muy primitivo”, dice Luis Bolón, integrante de la banda. (Edgar López)

Con la producción de "Hip.Gnosis Best of Vol 1 Y 2", La Unión celebra 30 años de trayectoria. (Edgar López)

Alejados de la política, los fundadores de La Unión forman parte de la cultura del ocio que nació en el posfranquismo español. “Esos años en que empezó el cine, la moda, la música, la escritura, el baile”, explica Rafa Sánchez, vocalista del grupo que grabó su primer disco en 1984, bajo la producción de José Cano, quien para entonces ya había formado el trío Mecano.

Con canciones que son más bien historias, entre ellas la emblemática Lobo hombre en París, inspirada en un cuento del artista francés Boris Vian en el que un lobo que no come carne se vuelve humano, La Unión fue uno de los grupos más visibles del movimiento contracultural de la década de los 80 conocido como “La Movida Madrileña”. Eso: lleva 30 años de fiesta.

En aquel ambiente posdictatorial de desenfreno y militancia a través de las artes, La Unión se mantuvo al margen de la política –como hasta ahora. “Nunca hicimos música social como pasó con varios artistas al final de la dictadura. Estábamos ya un poco hartos de eso. Al final tienes que acabar como un ser político, decidir y apoyar con tu voto lo que crees que es mejor para ti y para el país, pero nunca lo aplicamos a la música”, agrega el cantante, quien regresa con la banda a México para presentarse el 27 y 28 de noviembre en el Teatro de la Ciudad.

1


La Unión

DROGAS CON EDUCACIÓN
También se resistieron a la decadencia de las drogas. Aunque Mario Martínez, tercer integrante del grupo, en el que también militó el tecladista Íñigo Zabala, está pagando factura al enfrentar problemas de salud debido a sus excesos. “Tener como ídolo a Keith Richards no te lleva a nada bueno”, describe Rafa respecto al guitarrista, quien enfrenta un cáncer de laringe. “Pero si él encausa bien todo esto, es una oportunidad que le está dando la vida para rehacerla y redirigirla. Esperemos que vuelva con nosotros; creo que Mario saldrá de todo esto”.

Respecto a las drogas, los músicos se manifiestan a favor de la educación, más que de la prohibición.

Luis Bolín, el bajista, admite cultivar mariguana para uso personal, y señala que prohibir el consumo ha generado redes mafiosas. “No quiero hacer proselitismo de las drogas, cada uno tiene que controlarlo. Nosotros somos gente que nos gusta tener el control de nuestras actitudes y que, por supuesto, te permitan llevar tu vida adelante, pero está claro que la prohibición no es una forma de prevención”.

SENSIBILIDAD LITERARIA
La trayectoria musical de La Unión inició en pleno destape, tras el fin de un régimen totalitario. Pronto se convirtieron en rockstars que accedían a elevados presupuestos para producir sus discos (hoy, con menos de la décima parte, asegura Luis Bolín, han grabado dos entregas bajo su propio sello) y en medio de ese ambiente, encontraron espacio para la literatura en el rock.

Rafa, el autor de la mayoría de las letras del grupo, reconoce que es una de sus mayores fuentes de inspiración. “Lobo hombre, Sildavia y La niebla están basadas en cuentos de Boris Vian. Cuando hemos hecho algo más autobiográfico siempre ha sido apoyados en los que escriben bien. En el último disco inédito (Big bang, de 2009) redescubrí a Gloria Fuertes, una poetiza que me parecía infantil, pero me di cuenta que realmente no escribía para niños, sino para lo poco de niño que nos queda como adultos, y salió La isla, una de mis canciones favoritas”, comparte el cantante, quien lee mucho porque le permite vivir otras vidas. No es que busque en la literatura una vida distinta, dice, se encuentra muy cómodo con la suya, de estrella pop, al igual que su compañero de banda.

“En casa se te olvida que eres un rockstar. También la adulación debilita”, advierte Luis Bolín.

“Somos unos rockstars que hemos tenido la suerte de nacer en un mundo que era muy primitivo”, concluye. “En ese momento en España había dos cadenas de televisión y tres radios funcionando, entonces estabas presente sí o sí. Ahora hay 40 canales de televisión, 40 canales de radio, el gran mundo que es Internet, todo es distinto. Pero sí, no nos hemos ido nunca”.

LARGO CAMINO
Procedentes de Ecuador y Uruguay, con los dos conciertos que ofrecerán en México, continúan la gira de su 30 aniversario, Hip.Gnosis, que se extendió todo el año en su país y culminará el 14 de diciembre en el Teatro Nuevo Apolo de Madrid. Promueven dos discos grabados bajo su naciente sello, en el que reversionan sus éxitos con ritmos bailables, para acercarlos a las nuevas generaciones.

Con la producción de Hip.Gnosis Best of Vol 1 Y 2, La Unión celebra 30 años de trayectoria. Incluyen 26 temas, entre ellos Sildavia con Love of Lesbian, Fluye, con Cecilia Krull, y una versión en francés de Lobo hombre en París, en tributo a Boris Vian. El material aparece en una edición limitada en formato físico y está a la venta en su página digital.