AFTEROFFICE
buena vida

La riqueza del mezcal genera beneficios

La bebida inspira a empresarios a ayudar con el proyecto Sabrá Dios? Este local de comercio sustentable que abrió hace tres años es la semilla que culminará con la apertura de un hotel.
Rosario Reyes
12 agosto 2015 20:41 Última actualización 13 agosto 2015 5:0
Jacobo Márquez y el arquitecto Alejandro Muñoz abrieron la distribuidora de mezcal y productos orgánicos Sabrá Dios? (Cortesía)

Jacobo Márquez y el arquitecto Alejandro Muñoz abrieron la distribuidora de mezcal y productos orgánicos Sabrá Dios? (Cortesía)

Un local de comercio sustentable que abrió hace tres años es la semilla del proyecto que dos empresarios mexicanos planean culminar con la apertura de un hotel. El productor Jacobo Márquez y el arquitecto Alejandro Muñoz abrieron la distribuidora de mezcal y productos orgánicos Sabrá Dios? (Veracruz 15, colonia Condesa) inspirados por la lectura del libro Empresa para todos, de Muhammad Yunus.

Antes, Jacobo, fundador de la productora de espectáculos Lado B, había tenido contacto con productores de mezcal gracias a su trabajo. Así conoció algunos de Durango, San Luis Potosí y otras regiones distintas a Oaxaca, que él creía era el único estado donde se elaboraba esa bebida.

Ese interés personal derivó por una casualidad en la apertura de su tienda. Los productores de la marca Cuish le dieron una caja de mezcal que él vendió entre sus amigos y luego otras marcas le enviaron sus productos. “Llegué a tener como 10 cajas de mezcal en mi casa almacenadas y ya no tenía a quién vendérselas”, comparte Márquez. Entonces, luego de leer Empresa para todos, sobre el comercio justo, se le ocurrió abrir Sabrá Dios?

1
Inspiración

Es un local pequeño y acogedor donde puede tomar café, acompañado de una deliciosa panadería artesanal. Esta semillita ha ido dando frutos, pues actualmente los empresarios tienen cuatro proyectos sociales.

Mezcal

“Pusimos normas como comprar a los productores, que fueran mezcales que trabajaran para una comunidad y no sólo para una persona o una familia, que fueran muy sabrosos y fuimos haciendo una selección, llegamos a tener 45 marcas de 16 lugares del país. Creció muchísimo el proyecto, empezaron a llegar otros productores, un maestro pulquero, un maestro cervecero, pero primero afianzamos el mezcal. Hace tres meses abrimos la gama a una gran variedad de productos, tenemos 25 marcas de mezcal, nos quedamos con los proyectos que queremos apoyar y ya vendemos cervezas, vinos, quesos, tabaco, pan, café, carne seca, avena, miel, mermelada, tenemos una gran variedad con el mismo concepto de comercio justo”, agrega.

Es un local pequeño y acogedor donde puede tomar café, acompañado de una deliciosa panadería artesanal. Esta semillita ha ido dando frutos, pues actualmente los empresarios tienen cuatro proyectos sociales.

El primero es el rescate de San Zekan, una comunidad de Chilapa, Guerrero, donde la lluvia destruyó tres palenques, de donde comen más de 500 familias. “Reconstruimos uno de los palenques y con los campesinos que están tratando de entrar al mundo de los negocios hicimos un proyecto conjunto para ayudarlos a entender toda la parte fiscal de su proyecto y ya va a Alemania y a otros países”, señala.

También apoya en la comunidad En Nombre de Dios, Durango, al mezcal de una maestra, llamado Tuitán 2005, que pasó de venderse en envases reciclados, a envasarse y etiquetarse para su exportación, como marca registrada. Actualmente está en un proyecto incubadora para Estados Unidos.

“Y el proyecto más grande que tenemos es la construcción de una biblioteca en Santa Catarina Minas, Oaxaca, junto con el mezcal Real Minero, que es de una gran tradición, tiene más de 100 años. Llevamos más o menos un año y medio en construcción y esperamos que para noviembre esté concluida. Dentro de la biblioteca hay una orquesta y la acabamos de becar para que vayan al Festival de Jazz de Guadalajara. Estamos haciendo un documental con Carlos Armella sobre esta banda, en la que uno es campesino, otro es albañil, otro cuida chivos, y su pasión es la música”, concluye el empresario.