AFTEROFFICE
Culturas

La poesía mexicana, en constante renovación: Eduardo Lizalde

El poeta mexicano afirma que desde el el siglo XIX “la poesía no se ha detenido nunca”, y en la actualidad “hay muchos nuevos poetas muy buenos”.
Notimex
10 febrero 2014 17:38 Última actualización 10 febrero 2014 18:3
Eduardo Lizalde en entrevista desde Madrid, España (Notimex)

Eduardo Lizalde en entrevista desde Madrid, España (Notimex)

Luego de recibir el X Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca, el poeta mexicano Eduardo Lizalde, afirmó en entrevista, que la poesía mexicana y en general la latinoamericana está en constante movimiento a través de “evoluciones reales que ocurren y que son impredecibles con los tiempos”.

Dijo que en el caso de México, se destaca el siglo XVII, por la forma en que Sor Juana Inés de la Cruz iguala a otros que eran mayores que ella. Sin embargo, aseguró que durante el siglo XIX, concretamente los casos de Díaz Mirón, José Juan Tablada, y sobre todo Rubén Darío, se consolida una poesía que se desprende "del pupilaje" de la literatura europea. Refiere incluso que estos autores influyen ya en la poesía española.

Así también, dijo que varios autores mexicanos de la primera mitad del siglo XX, como José Gorostiza, Carlos Pellicer, Xavier Villaurrutia y Salvador Novo, “son poetas que renuevan no sólo la poesía sino el sentido estético”. Apuntó que "la producción poética mexicana y latinoamericana fue el primer verdadero ‘boom’ de la literatura, que estaba antes que los novelistas”.

Al referirse al premio García Lorca que ganó, Lizalde expuso que es un honor que lleve el nombre “del más célebre poeta de la primera parte del siglo XX y una de las figuras más destacadas de la poesía entera”.

El poeta también aseguró que “no son los premios los que hacen la poesía, estos premios reconocen trayectoria y producción”. Y al referirse a su larga trayectoria, enfatizó que descarta muchas de las ilusiones juveniles, ya que la poesía “es un arte que requiere maduración, formación cultural y muchas lecturas”.

De su poesía resaltó "El tigre en la casa" (1970), como el que causó el mayor impacto con efecto imprevisible en los jóvenes de la época, así como en sus mayores, por eso decidió ir por esa línea temática.