La historia detrás de las galletas de 'hombres de jengibre'
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La historia detrás de las galletas de 'hombres de jengibre'

COMPARTIR

···
After Office

La historia detrás de las galletas de 'hombres de jengibre'

Las populares galletas fueron creadas en el siglo XVI por la reina Isabel I; sin embargo, su origen esconde una historia un poco más atípica y menos deliciosa.

Redaccion
25/12/2017
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Tan deliciosas como suavecitas, las galletas de hombres de jengibre han conquistado al mundo y son las más populares durante esta temporada decembrina; sin embargo, su origen esconde una historia poco deliciosa y más macabra.

Aunque en toda Europa el pan de jengibre era un sello distintivo de las ferias medievales, la entonces reina Isabel I hizo su propia versión en el siglo XVI, creando bizcochos cortados que se parecieran a sus pretendientes y decorándolos con atuendos comestibles.

Estas galletas eran servidas a los invitados de la reina, de acuerdo con los libros The Gingerbread Book de Steven Stellingwerf y The Oxford Companion to Sugar and Sweets, editado por Darra Goldstein.
A partir de ahí, las galletas de jengibre se hicieron una tradición. En Inglaterra, las mujeres jóvenes comían los hombres de jengibre que representaban a esposos para asegurarse que un día encontrarían un marido humano.

Y durante la época victoriana- que se refiere al extenso reino de Victoria I de 1837 a 1901, pero también al esplendor de la revolución industrial en Inglaterra- las galletas de jengibre ganaron un lugar en los árboles de Navidad.

Y después de que los hermanos Grimm publicaran Hansel y Gretel en 1812, las casas de jengibre se convirtieron en un elemento fijo en toda Europa, y ahora, en todo el mundo.

Isabel I o Elizabeth I, a menudo también llamada la Reina Virgen, reinó Inglaterra e Irlanda desde 1558 hasta el día de su muerte, en 1603. Fue hija de Enrique VIII y Ana Bolena, quien fue ejecutada, con lo que Isabel fue declarada hija ilegítima; sin embargo, tras la muerte de sus hermanos Eduardo VI y María I, Isabel asumió el trono.

,