AFTEROFFICE
culturas

La ópera "La violación de Lucrecia" va al Cenart

Bajo la dirección artística de Christian Gohmer y la concertadora Rodrigo Cadet, la ópera del compositor británico Benjamin Britten, se presentará en el Teatro de las Artes del Centro Nacional de las Artes (Cenart), los días 6, 7 y 8 de febrero.
Notimex
03 febrero 2015 14:46 Última actualización 03 febrero 2015 14:47
“La violación siempre ha sido un tema que le ha causado mucho daño a la sociedad”, sentenció Christian Gohmer, el director artístico de la ópera. (Cortesía)

“La violación siempre ha sido un tema que le ha causado mucho daño a la sociedad”, sentenció Christian Gohmer, el director artístico de la ópera. (Cortesía)

El ensamble Tempus Fugit cerrará la temporada de la ópera La violación de Lucrecia, del compositor británico Benjamin Britten, bajo la dirección artística de Christian Gohmer y la concertadora de Rodrigo Cadet, en el Teatro de las Artes del Cenart, los días 6, 7 y 8 de febrero. 

“La violación siempre ha sido un tema que le ha causado mucho daño a la sociedad”, sentenció Christian Gohmer, quien recordó que ésta es una ópera que habla exactamente sobre lo grave, punible y lo común que puede llegar a ser esto.

En entrevista, Gohmer dijo que en este caso el personaje de Tarquinius, el príncipe etrusco que gobierna los ejércitos romanos, es quien viola a Lucrecia, una de las pocas mujeres que guardaba sus virtudes entre la nobleza romana. “Creo que es un tema muy vigente por varias razones, evidentemente por la violación que siempre será importante denunciar por ser un acto que transgrede a las”, aseguró Gohmer.

Entonces, la pregunta principal de la ópera, subrayó el director, es si la humanidad tiene salvación, la humanidad tiene futuro; tiene manera de que algún día pueda llegar a convivir verdaderamente en paz y civilizadamente, respetando el derecho del otro?

Respecto a los retos que tuvo la producción operística, Gohmer dijo que fueron varios, entre ellos el escénico, por no poner la obra en época romana, porque para hacerla se requiere de un gran presupuesto, y otro, acercar la ópera a un contexto más moderno para que el público se sintiera más próxima.

También dijo que las funciones en el Centro Nacional de las Artes (Cenart) serán el cierre de un gran proyecto que inició en 2013, año en que se celebró el centenario de nacimiento del compositor Benjamin Britten, cuyo estreno fue precisamente aquí.