AFTEROFFICE
deportes

La obsesión de Pep Guardiola

El posible trastorno obsesivo-compulsivo del director técnico lo ha llevado a perfeccionar el futbol ofensivo con sus equipos. El porcentaje que presenta en esta edición es el mayor desde que tomó al Bayern Munich.
Alain Arenas
04 abril 2016 22:37 Última actualización 05 abril 2016 5:0
Los equipos de Pep en Champions marcan, por lo menos, el doble de goles de los que reciben. (Reuters)

Los equipos de Pep en Champions marcan, por lo menos, el doble de goles de los que reciben. (Reuters)

El Bayern Munich de Pep Guardiola llega a los cuartos de final de la Champions League como el equipo con mayor posesión de balón (67 por ciento), más goles anotados (25) y el mejor porcentaje de pases completados (92 por ciento) del certamen europeo.

“Él sabe que teniendo la posesión del balón te apropias del control del partido. No sólo en ataque, sino también en defensa, y el rival no te puede hacer daño. Por eso es su obsesión, porque entre menos controlen los rivales la pelota, menos podrán causarte problemas”, comentó Gaizka Mendieta, su excompañero en la Selección española que participó en la Eurocopa del 2000.

Desde que el catalán participa en Champions como entrenador (2008-09), las escuadras que dirige se colocaron como el número uno del listado en tenencia de la pelota. El porcentaje que presenta en esta edición es el mayor desde que tomó al Bayern Munich.

“La forma de actuar de Pep hace que se desahogue en papel. Él escribe mucho y trata de hacer una síntesis para sacar la idea principal en tres líneas. Más como rasgo de concentración. Concentrarse mucho en algo para tratar de encontrar ese destello que le ayude a resolver un problema. Al día de hoy sigue buscando soluciones prácticas para resolver problemas con los jugadores de la forma más sencilla”, contó David Trueba, escritor y amigo de Guardiola, a la revista Líbero.

Trueba relata que en 2013 (año sabático que se tomó Pep) estuvo presente en las reuniones que mantuvo Guardiola con César Luis Menotti y Marcelo Bielsa. Los estrategas argentinos contaban anécdotas de futbol y el catalán, describe el literato, quedó encantado porque le gustaban ese tipo de historias.

PEP GUARDIOLA
Fecha y lugar de nacimiento: 18 de enero de 1971, Sampedor, España

COMO DIRECTOR TÉCNICO
Temporadas: 2007-2016
Equipos: Barcelona B (2007-08), Barcelona (2008-12), Bayern Munich (2013-16)

PALMARÉS 
3 Ligas de España, 3 Supercopa de Europa, 3 Mundial de Clubes, 3 Supercopa de España, 2 Champions League, 2 Copa del Rey y 1 Copa de Alemania.


“Presenta rasgos de una persona obsesiva-compulsiva y eso hace que se vuelva perfeccionista. Este comportamiento se presenta en los entrenadores cuando no quieren dejar nada inconcluso. Tiende a extender los entrenamientos hasta que le salgan como él desea. Estas prácticas pueden ser cansadas y largas para los jugadores. Este comportamiento se llama ley de cierre. En caso de dejar algo a medias en las prácticas o partidos, se siente insatisfecho”, explicó Marco Antonio Peña, psicólogo deportivo.

Peña asegura que el director técnico del conjunto alemán no le puede pedir a un extraño su opinión, debido a que debe sentir admiración por esa persona o considerarlo un experto en el tema. El psicólogo añade que busca llenar una necesidad de reconocimiento.

En las seis temporadas que ha dirigido en Europa, los equipos de Pep en Champions marcan, por lo menos, el doble de goles de los que reciben. Su diferencia de goleo en el certamen continental es positiva: 119, con 189 goles a favor y 70 en contra.

Mendieta afirmó que además de su vocación goleadora, hay coincidencias entre Johan Cruyff y Guardiola en la forma de entrenar. Las ocho temporadas que el holandés dirigió al español, dice, sirvieron como referencia para que aprendiera de él.

“Siempre era un gusto como jugador escuchar a una persona tan sabia como lo era Johan, conocía muy bien a los futbolistas. Es algo en lo que coincide Guardiola, porque él ha conocido bien a sus planteles. No es raro que haya aprendido, porque Pep es un tipo observador”, explicó el ex jugador.

UN PEP OFENSIVO
En su rol como futbolista, Guardiola se desempeñó como medio defensivo durante su etapa con Barcelona, Brescia, Roma y Al-Ahli. Cuando llegó a Dorados (Diciembre de 2005), explica su ex compañero José Guadalupe Lupillo Castañeda, cambió su función y era el primero que buscaba atacar.

“Cuando se integró a los entrenamientos de espacio reducido se mostró como un jugadorazo. Siempre pasaba el balón. Con ambas piernas y siempre de un toque. En los partidos era el que armaba el ataque. No era un tipo defensivo como nosotros lo teníamos pensado. Si no encontraba a un compañero en buena posición, cambiaba el juego e inmediatamente corría para pedir nuevamente la pelota”, aseguró Castañeda.

“Ya se le veía indicios de entrenador. A Dorados lo dirigía Juan Manuel Lillo y él le permitía a Guardiola ir hasta el límite del área técnica, nadie más lo hacía. Manoteaba cuando las cosas no nos salían bien, daba órdenes. Ambos se aconsejaban, él era un director técnico en la cancha”.