AFTEROFFICE
culturas

La nueva secretaría no es la salida para la cultura, expertos

El anuncio del presidente Enrique Peña Nieto de crear una Secretaría de Cultura para el resto de su administración ha generado más dudas que certezas entre la comunidad intelectual.
Eduardo Bautista
03 septiembre 2015 21:31 Última actualización 04 septiembre 2015 5:0
El escritor Paco Ignacio Taibo II asegura que la creación de una nueva secretaría se trata simplemente de “un alarde burocrático”. (Archivo)

El escritor Paco Ignacio Taibo II asegura que la creación de una nueva secretaría se trata simplemente de “un alarde burocrático”. (Archivo)

El anuncio del presidente Enrique Peña Nieto de crear una Secretaría de Cultura para el resto de su administración ha generado más dudas que certezas entre la comunidad intelectual. El escritor Paco Ignacio Taibo II asegura que se trata simplemente de “un alarde burocrático” del jefe del Ejecutivo. Un nuevo organismo –dice– servirá muy poco para un país que reduce sistemáticamente su presupuesto para este rubro.

Algo similar opina el también novelista Jorge F. Hernández: “Me temo que estamos ante la erección de un inmenso elefante blanco o cetáceo cuyas entrañas enredan, en primer lugar, la falta de personalidad jurídica del Conaculta y los enredos sindicales del INBA e INAH”.

Señala también que la propuesta cultural del presidente se parece más a un “maquillado guión de telenovela” que a un proyecto real de nación. “El gobierno no se preocupa por los asuntos culturales. Sólo le ha dedicado significativos recortes presupuestales”, agrega.

La incertidumbre también se ha extendido entre el gremio escénico. El director y dramaturgo Hugo Arrevillaga afirma que lo que menos necesita la cultura es otro ente burocrático: “sería lamentable que se centralizara la cultura. He recorrido los estados de la República y me doy cuenta de las enormes carencias en el sector”.

Aún no se sabe cuándo se presentará la iniciativa ante el Congreso para establecer los lineamientos de la anunciada Secretaría de Cultura. Sin embargo, se trata de una idea que ya ha sonado en los sexenios anteriores, asegura el sociólogo Roger Bartra.

“Me parece perfecto que se quiera dar más apoyo a la cultura, pero las cosas deben realizarse con mucha organización. Si se logra, podríamos eliminar mucha burocracia. No tendría caso que siguiera existiendo Conaculta”, comenta.

Para él, el INAH y el INBA deberían subordinarse a la Secretaría, ya que cada día resulta más necesario tener un control sobre los proyectos culturales.

“Ojalá no se frustre la iniciativa. Creo que lo primero que debería hacerse es convertir al Centro Nacional de las Artes en una Universidad de las Artes. Hay que reorganizar el caos existente”, considera.