AFTEROFFICE
DEPORTES

La NFL se enriquece con las multas a sus jugadores

Después de 11 fechas, incluyendo la pretemporada, un total de 26 millones 375 mil 622 ha recaudado la NFL por multas a sus jugadores. La mano dura del comisionado Roger Goodell se ha hecho notar. 
Domingo Aguilar
19 noviembre 2014 21:50 Última actualización 20 noviembre 2014 5:0
Roger Goodell, comisionado de la NFL, ha tomado una postura fuerte contra los indisciplinados. (Archivo)

Roger Goodell, comisionado de la NFL, ha tomado una postura fuerte contra los indisciplinados. (Archivo)

La NFL no tolerará daños a su imagen que pongan en riesgo la generación de ingresos. Su mano se ha endurecido. Los ojos del comisionado Roger Goodell vigilan cada vez más de cerca, tanto dentro como fuera del campo, a los hombres que se desempeñan sobre el emparrillado.

Después de 11 fechas, la liga ha suspendido por lo menos un partido a 45 jugadores y multado a 106 (tomando en cuenta la pretemporada). Este número de sancionados generó la mayor cantidad de dinero, por multas, en la historia de esta industria: 26 millones 375 mil 622 dólares. El responsable asumió el mandato en 2006 y desde entonces los ingresos se han multiplicado por 10.

Los rubros de sanción son más severos. Los problemas en el hogar de los atletas también son motivo de castigo, pues son representantes de la liga en la vida cotidiana. El consumo de sustancias ilegales y delitos como violencia intrafamiliar o abuso sexual, causaron que patrocinadores como Campbells, Visa, Nike, Pepsico y McDonalds mostraran su preocupación por estar asociadas con un juego que no tomaba las medidas suficientes para controlar las actitudes de sus trabajadores.

Ray Rice se convirtió en el termómetro del disgusto de aficionados y marcas que ponen el dinero para la competencia. El corredor subió al elevador de un hotel y golpeó a su prometida. En un principio la NFL decidió dejarlo fuera por dos partidos, pero la presión de asociaciones encargadas de defender los derechos de las mujeres, el público y patrocinadores, llevó a Roger Goodell a reconsiderar su postura: suspensión por tiempo indefinido.

“No lo hice correctamente”, dijo el comisionado que vela por los intereses económicos de una liga que genera cerca de 10 mil millones de dólares y que espera llegar a 25 mil millones para 2027. Disgustar a seguidores y a las empresas que respaldan el engranaje de la NFL no es una opción.

Directivos y jugadores mantienen un duelo tenso. El año pasado más de 4 mil 500 deportistas retirados (algunos con Alzheimer, depresión e incluso demencia) demandaron a la NFL culpándola de apresurar la reincorporación de atletas al campo a pesar de presentar lesiones, además de ocultarles los riesgos de las contusiones. Enfermedades neurológicas están vinculadas con las conmociones cerebrales. Algunos de sus síntomas son depresión o comportamiento compulsivo, que pueden derivar en actos violentos capaces de atraer los reflectores mediáticos.

Los directivos se enfrentan a la obligación de complacer a jugadores, público y patrocinadores para mantener el crecimiento del negocio.