AFTEROFFICE
deportes

La NFL 'paga su deuda' con México

Entre máscaras, sombreros de charro y jerseys, miles de aficionados de la NFL asistieron al Estadio Azteca a presenciar el primer partido en territorio mexicano, después de 11 años de ausencia.
Alain Arenas
21 noviembre 2016 19:4 Última actualización 21 noviembre 2016 19:59
Después de 11 años la NFL paga su deuda con el público mexicano. (Reuters)

Después de 11 años la NFL paga su deuda con el público mexicano. (Reuters)

Darth Vader se toma una foto en el logo de la Ciudad de México, mientras una catrina con un jersey de Derek Carr se come una hamburguesa y papas a la francesa. A la izquierda, caminan dos fans de los Raiders con máscaras de Blue Demon y el Santo. La explanada del estadio Azteca se inunda de fanáticos de la NFL, especialmente de Texanos y Raiders, algo que no ocurría desde 2005, cuando San Francisco y Arizona jugaron el último partido de temporada regular en territorio mexicano.

El Coloso de Santa Úrsula también acepta aficionados mexicoamericanos que viajaron para presenciar el encuentro. Alfredo Alvarado cuenta que ha visto todos los partidos de los Raiders de local desde 1996. Hoy no fue la excepción. Viajó con su esposa y sus dos hijos desde Oakland para ver el primer partido de lunes por la noche que se juega fuera del territorio de la Unión Americana. "Lo planeamos desde hace seis meses. Los boletos nos costaron cinco mil pesos cada uno, más el alojamiento y los viáticos. Son 30 mil en total. No lo resentimos, es la primera vez que pasa esto en México, donde nací, quería que la familia lo viviera, por eso estamos aquí", explica.

Dentro del inmueble, Sebastian Janikowski, pateador de los Raiders, sale a calentar. El jugador de origen polaco comienza a trotar mientras de fondo se escucha 'Belleza de Cantina' de los Cardenales de Nuevo León, canción de música popular mexicana. Luego, se escucha en el sonido local 'Enter Sandman' de Metallica, mientras que Marquette King, pateador de despeje, alza las manos y el público lo celebra.

1
  

  

Raiders

A una hora de comenzar el juego, la noche abraza la explanada del inmueble. Los aficionados de Texanos y Raiders no son los únicos que se dan cita. También circulan fanáticos con jerseys de Tom Brady de Nueva Inglaterra, Aaron Dodgers de Green Bay, Andy Dalton de Cincinnati, Todd Gurley II de Los Ángeles, pero también se mezclan con jerseys de equipos de futbol americano colegial de México como Pumas CU o Águilas Blancas del IPN.

Los fanáticos estadounidenses también se dan cita en el Azteca, en la explanada instalan estéreos donde suena música hip hop de raperos como Fetty Wap y 50 cent. A la menor provocación, se juntan con otros aficionados al ritmo del grito de 'Raiders'. Abrazan a un mexicano que camina con su esposa y a otro sujeto que sólo viste de negro y plata.

Los Raiders, equipo que tuvo al primer entrenador con ascendencia mexicana en Tom Flores, son mayoría en el Azteca. Cuando sale el equipo el estadio ruge en aplausos y se escucha, en la cabecera norte, el canto 'Let's go Raiders, let's go'. Pero cuando salen los Texanos, los abuchean.

Al ritmo de 'California Love' del rapero Tupac, el partido está por comenzar y después de 11 años, la NFL paga su deuda con el público mexicano. Lo hace con los Raiders, quienes marchan con su mejor campaña en los últimos 20 años, y los Texanos, quienes son líderes divisionales.

Los aficionados en el Estadio Azteca no podían estar más felices.