AFTEROFFICE
deportes

La liga española se definirá entre tres,
gracias a Lionel Messi

Merengues y colchoneros ostentan 70 unidades, pero los rojiblancos subieron al liderato general, debido a que el primer criterio de desempate es por resultados en enfrentamientos directos. Los catalanes están en tercero con 69 unidades.
Domingo Aguilar
23 marzo 2014 22:52 Última actualización 24 marzo 2014 5:0
El poseedor de cuatro balones de oro también superó a Hugo Sánchez como uno de los máximos anotadores de la liga española. (Reuters)

El poseedor de cuatro balones de oro también superó a Hugo Sánchez como uno de los máximos anotadores de la liga española. (Reuters)

Lionel Messi sigue rompiendo récords sobre el césped. Tras firmar ayer una tercia de goles en la victoria de 4-3 frente al Real Madrid en el Santiago Bernabéu, se convirtió en el máximo goleador en la historia de los clásicos con 21 anotaciones (12 en la casa merengue), con lo que superó la marca de 18 dianas de Alfredo Di Stéfano y relegó al tercer puesto histórico a Raúl, quien perforó el arco azulgrana en 15 ocasiones.

El rosarino ha jugado 27 clásicos y ha anotado en 13: cuatro de Supercopa de España (cinco goles), ocho de liga (14 goles) y uno de Champions League (dos goles). Messi no ha podido vencer a los arqueros madridistas en la Copa del Rey, pero este año tiene una oportunidad más para conseguirlo cuando se enfrenten en la final del torneo el próximo 16 de abril en Valencia.

Durante este derby, el poseedor de cuatro balones de oro también superó a Hugo Sánchez como uno de los máximos anotadores de la liga española, pues marcó su gol número 236 en 10 temporadas, sobrepasando así las 234 celebraciones del mexicano, quien las consiguió en 12 torneos. El argentino tiene la posibilidad de seguir aumentando la cuenta para alcanzar al líder de esta tabla de anotaciones, Telmo Zarra, atacante del Athletic de Bilbao, quien mandó el balón al fondo de las redes en 251 ocasiones.

"La Pulga" tiene 26 años y suma 374 goles con el Barcelona, tanto en partidos oficiales como amistosos, cifra que lo convierte en el máximo romperredes en la historia del club catalán, título que Paulino Alcántara poseía con 369.

Tras el clásico de ayer, el saldo en enfrentamientos directos es de 90 victorias para el Real Madrid y 89 para el Barcelona (48 empates), pero el valor de este triunfo va más allá de la rivalidad.

Merengues y colchoneros ostentan 70 unidades, pero los rojiblancos subieron al liderato general, debido a que el primer criterio de desempate es por resultados en enfrentamientos directos, en los que los del Atlético de Madrid vencieron en el primer partido al Real 1-0 y empataron el segundo. El Barcelona consiguió apretar el acelerador y sumó 69 puntos para mantener vivas sus esperanzas de refrendar el título, no obstante, las oncenas capitalinas evitarán a toda costa bajar los brazos.

Los pupilos de Carlo Ancelotti han desarrollado una gran temporada, sin embargo no fueron capaces de vencer a los dos conjuntos que se encuentran junto con ellos en la parte alta de la tabla.

El torneo está entrando en la recta final y sólo le quedan nueve jornadas, en las que cada punto disputado significará la posibilidad de alcanzar el ansiado trofeo de liga. Al conjunto blanco le espera un calendario complicado, pues todavía debe medirse ante el Sevilla, Real Sociedad (ambos con posibilidades de asegurar un lugar para participar en alguna competición europea la próxima temporada), Valencia y Espanyol, que están dentro de los primeros 10 lugares de la clasificación.

Si el torneo se mantiene así, el ganador podría decidirse hasta la última fecha, cuando el Barcelona y el conjunto de Manzanares se vuelvan a ver los rostros, pero ahora en el Camp Nou, después del empate en el estadio Vicente Calderón a principios de año.

La escuadra colchonera fue la más beneficiada del resultado del derby, pero todavía es temprano para preparar el festejo.