AFTEROFFICE
deportes

La histeria de Miguel Herrera se propaga

A pesar de que se reservó un buen grupo de futbolistas para encarar exclusivamente la Copa Oro, México vive un mal momento, el cual se generó desde lo ocurrido durante su participación en Copa América, según especialistas.
Domingo Aguilar Mendiola
16 julio 2015 21:37 Última actualización 17 julio 2015 5:0
Los arranques de Miguel Herrera son una parte del problema que lastima el desempeño del seleccionado mexicano. (Reuters)

Los arranques de Miguel Herrera son una parte del problema que lastima el desempeño del seleccionado mexicano, afirman especialistas. (Reuters)

Los arranques del director técnico de la Selección Mexicana son una parte del conflicto que lastima el desempeño del equipo, según Efraín Flores. “Uno debe controlar sus emociones como entrenador, y si esto no pasa, ¿cómo le podemos exigir a los jugadores que lo hagan? Lo primero que se tiene que hacer es hablar con el cuerpo técnico, con los jugadores y superar lo pasado”, dice quien dirigió al representativo nacional después de la Copa del Mundo de Sudáfrica 2010.

Para Jesús Ramírez, la concentración debe ser parte de la estrategia para plantear un partido. “México debe estar más atento, aprovechar la pelota. Está yendo tanto al ataque, tanto a buscar el partido, que queda desbalanceado”.

De acuerdo con el entrenador campeón del mundo con la Selección nacional Sub-17 en 2005, el conjunto de Miguel Herrera debería tener la paciencia que tienen sus rivales para ir al frente. La “obligación” de atacar que tiene el combinado “lleva a los muchachos a hacer cosas que desequilibran al equipo”, agrega.

A pesar de que se reservó un buen grupo de futbolistas para encarar exclusivamente la Copa Oro, México vive un mal momento, el cual se generó desde lo ocurrido durante su participación en Copa América, según los especialistas. El domingo deberá medirse contra Costa Rica en los cuartos de final del torneo de la Concacaf y la confianza en los representantes mexicanos ha decaído. En el duelo de preparación contra los ticos se logró empatar el juego, el cual terminó 2-2 (27/06/2015).

Efraín Flores dice que a nivel individual, los jugadores de Miguel Herrera no están en el mejor momento y eso repercute en el grupo, dejándolo vulnerable sobre todo en la parte baja de la cancha. “Me parece una Selección al 60 o 70 por ciento de su capacidad (…) Tendrían que haber ganado los tres partidos, pero ha hecho falta corregir más rápidamente los errores que se han cometido”.

El equipo mexicano registró su peor participación en la fase grupal de la Copa Oro. Avanzó en segundo lugar del Grupo C, detrás de Trinidad y Tobago. Las veces que la escuadra avanzó como sublíder de sector (1991, 2007, 2013) ha sido incapaz de quedarse con el trofeo de la competencia.

Ramírez asegura que tanto Herrera como sus dirigidos viven un momento de mucha presión que procurarán romper. Sin embargo, “el equipo tiene que empezar a consolidarse porque hay jóvenes con experiencia y es el momento para enseñarla. No se deben sorprender. Es parte de esto”, opina el director técnico. Además, sostiene que la única forma de cambiarle el rostro al conjunto es a través de la modificación del aspecto anímico. “Antes de vencer al rival se debe tener la tranquilidad de que se puede hacer. Los estados mentales son para mí el punto más importante”.

Contrario a la opinión de Ramírez, Flores no confía tanto en la cuestión mental. “Por más que se quiera involucrar la parte sicológica, si no viene precedida de un trabajo en la cancha importante, no funcionará. El jugador no es un niño al que puedas convencer nada más con palabras, es importante acompañarlas con hechos y trabajo en el campo”.