La guillotina pensante
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La guillotina pensante

COMPARTIR

···
After Office

La guillotina pensante

'La Revolución rusa, cien años después' hace un balance de los avatares que sufrió el concepto de arte en los años previos a la Revolución de Octubre, durante ella y los primeros del triunfo bolchevique.

Mauricio Mejía
14/09/2017
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Octubre llega con 100 años de carga. Editorial Akal se suma a los festejos de 17 con una entrega valiosa: La Revolución rusa, cien años después.

Fernando Hernández Sánchez y Juan Andrade coordinan una entrega de varios ensayos sobre aquellos días que conmovieron al mundo. O no tanto. Dice Andrade en la presentación, por demás atractiva: Su potencia fue tremenda porque supuso la materialización de una utopía alimentada secularmente.

Aquel hecho (generador de Hechos), la especulación sobre el futuro, cedió a la prospectiva y a la acción experimental, a la estrategia con visos de triunfo. “También porque en su decurso la revolución contradecía ideales de libertad, democracia y autonomía muy arraigados en la tradición obrera”.

El quinto texto del tomo, En el frente revolucionario del arte. Creación y experimento en la primera cultura soviética, de Rosa Ferré, viene a cuento en esta sección.

La autora hace un balance, atinado aunque breve, de los avatares que sufrió el concepto de arte en los años previos a la Revolución de Octubre, durante ella y los primeros del triunfo bolchevique, cuando los creadores fueron obligados a entender las reacciones de las masas, interpretando sus deseos casi inconscientes.

“Se regían -dice Ferré- por el ferviente y sincero deseo de convencer a sus conciudadanos de la necesidad de un nuevo orden político, que ellos representaban, como única vía hacia la justicia social”.

,,